Las palabras engrosadas y de color amarillo dentro de cada artículo son enlaces a fuentes, videos y/o a otras páginas.
Basta con hacer un click sobre ellas.

Espero disfruten su visita.





domingo, 27 de septiembre de 2015

MRTA, Peter Cárdenas Schulte y Victor Polay



Peter Cádenas Schulte (Foto: Andina)




Hace unos días, Peter Cárdenas Schulte, miembro del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru MRTA, fue puesto en libertad luego de cumplir su condena de 25 años. Esto ha causado gran revuelo en el campo político y zozobra en la población. Algunos han señalado que ha recibido favores del estado para salir, otros dicen que 'es terrible que un condenado por terrorismo salga en libertad', ¿Qué hay de cierto en todo esto? ¿Hay justificación para la zozobra y el revuelo político y social? ¿Su libertad es una amenaza a la seguridad pública? ¿Qué es el MRTA? ¿Quiénes fueron? ¿De dónde salieron? 



"El Estado ha fallado gravamente. Para comenzar en los colegios debió enseñarse lo que significó el terrorismo de Sendero Luminoso. Y debió enseñarse lo que significó la respuesta, muchas veces equivocada, del Estado con ejecuciones extrajudiciales y asesinatos. Con eso el Estado descendió al nivel de la barbarie del terrorismo y perdió autoridad moral. No estaba preparado para eso."
Luis Alberto Salgado 
Exprocurador supranacional de Derechos Humanos



Repasemos un poco...





Entre la década de los cincuenta y sesenta, un número significativo de militantes del partido Alianza Popular Revolucionaria Americana, más conocido por sus siglas APRA, sobretodo los más jóvenes, encabezados por el abogado Luis Felipe De la Puente Uceda, renegaron de su partido. Dichos disidentes se aliaron y fundaron lo que llamaron inicialmente 'APRA Rebelde', movimiento al que posteriormente, en 1962, bautizaron con el nombre de Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El MIR marcó distancias tanto con las demás izquierdas, como el Partido Comunista Peruano (PCP) al que acusaba de mantenerse bajo las directivas del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), como con el Apra, por no continuar, aseguraban, con sus primigenia tesis de insurrección, tales como las perpetradas en la década del 30, con atentados de corte terroristas contra la vida del presidente Sánchez Cerro, la revolución de Trujillo del 32, la conspiración contra Benavides, etc.




Luis Felipe De la Puente Uceda



Para junio de 1965, el MIR inició la guerra de guerrillas en el Perú, escogiendo los departamentos de Piura, Junín y Cuzco para iniciar la insurrección. Al enterarse en Lima sobre los inicios de estas actividades, la coalición apro-odriísta, con mayoría en el Parlamento, ordenaron la emisión de "bonos en defensa de la soberanía nacional" para apoyar la liquidación del brote insurgente. Con la muerte de nueve policías en la "batalla de Yahuarina", el gobierno ordenó al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas intervenir. El MIR fue vencido en tan solo seis meses y De la Puente Uceda muerto en los enfrentamientos un 23 de octubre. Dicho fracaso provocó fuertes discrepancias entre sus miembros que terminó por la dispersión de estos en 1967, formándose numerosas organizaciones derivadas del MIR: el MIR El Militante (MIR EM), MIR Voz Rebelde (MIR VR) y MIR IV Etapa (MIR IV). Todas reconociendo la absoluta vigencia del pensamiento y acción del aprista rebelde Luis De la Puente Uceda.



"El camino de la revolución es el único camino que le queda a nuestro pueblo" 
Compañero Luis Felipe de la Puente Uceda
Fundador del MIR



En 1958, Victor Polay Campos, hijo de Víctor Polay Risco, fundador, dirigente y exdiputado del APRA, venido de una familia de reconocida militancia aprista, con tan sólo 7 años, sería inscrito en el Apra, en la CHAP 23 de Mayo, uno de esos clubes para niños de formación y familias apristas (CHAP: Chicos Apristas Peruanos). Para 1967, en la recién creada Universidad Nacional Técnica del Callao, es elegido por la lista de estudiantes apristas como secretario general del Centro Federado de Ingeniería Mecánica, Industrial y Naval. En 1968 se convierte en miembro de la Dirección Nacional del Comando Universitario Aprista (CUA). En marzo de 1969, junto a Carrasco Tavara, es enviado por el APRA a un seminario para dirigentes jóvenes y medios en Costa Rica, organizado por la Fundación alemana Friedrich Ebert y el Centro de Estudios Democráticos de América Latina. Ese mismo año se incorporaría al Buró de Conjunciones del APRA (organismo de jóvenes selectos que trabajaban en forma cotidiana y directamente con Víctor Raúl Haya de la Torre, líder del Apra), junto con Alan García Perez, con quien forjara una estrecha amistad, y Carlos Roca. En mayo de 1972, el "Chino" Polay, como es recordado con afecto en el aprismo, es detenido junto a otros miembros del Apra (Gamero Requena, Rodríguez Chilcho, Luna Chávez, Consueto Chuquital, Rodríguez Wertleles, Correa Quinteros y Lengua Hernández), por haber realizado atentados de corte terrorista en Ica y Lima, desde el 17 de febrero del 70 hasta la fecha de su captura. En el proceso judicial que se le siguió, estuvo comprendido el mismo Haya de la Torre. Al salir en libertad, viaja en septiembre a España para estudiar sociología en la Universidad Complutense de Madrid, para luego viajar a Francia donde ingresa a la Universidad de Paris y estudiar sociología y Economía política, y re-encontrarse con su amigo y 'compañero' aprista Alan García, con quien haría un dúo de cantantes callejeros en París. Es también en Francia donde forma vínculos y termina por incorporarse al Apra Rebelde que para ese entonces ya se llamaba MIR. Para 1977 ya se había enrolado en el MIR EM, el militante, de Hugo Avellaneda y Elio Portocarrero.




Buró de Conjunciones del Apra
(Victor Polay, Alan García, Haya de la Torre, Carlos Roca, entre otros)




Un año antes, en 1976, jóvenes radicalizados de la Democracia Cristiana y militares velasquistas, fundaron el Partido Socialista Revolucionario (PSR), que buscaba reivindicar el nacionalismo y las reformas del gobierno del general Juan Velasco Alvarado. La estructura partidaria del PSR se organizó en dos niveles, uno público y otro clandestino. El clandestino, conocido también como la Orga, se encargaba de los trabajos conspirativos. Para 1978, las posiciones entre los cuadros "públicos" y la "Orga" se tornaron irreconciliables. La Orga abandonó el PSR acusandolos de privilegiar su trabajo legal y de soslayar su objetivo insurreccional. Los disidentes formarían al poco tiempo el PSR Marxista- Leninista (PSR ML). Tanto el MIR EM como el PSR ML reclamaron en su discurso ser parte de la corriente proletaria y socialista latinoamericana. En 1978 Victor Polay viaja a Cuba y regresa al Perú, pasando finalmente a la clandestinidad.

Para las elecciones del 18 de mayo de 1980 que convocara el gobierno militar del general Morales Bermudez, mientras el Apra y gran parte de la izquierdas participaba de esta contienda, el PSR y el MIR, así como Vanguardia Revolucionaria, asumían, cuenta el emerretista Alberto Gálvez Olaechea "que la lucha electoral era un mecanismo táctico de acumulación de fuerzas en función del gran objetivo que era la revolución".

Gran parte de la izquierda participó en estas elecciones, pero dividida. Las diferencias hicieron imposible unificarla para competir en una lista unitaria. Cinco agrupaciones con sus respectivas candidaturas se inscribieron, logrando, en conjunto, apenas el 14,4% de los votos, reduciendo drásticamente el desempeño logrado en 1978. La división de la izquierda facilitó la victoria de Fernando Belaunde Terry, candidato presidencial de Acción Popular, y permitió al APRA convertirse en la segunda fuerza política del país. Conscientes de sus errores, más adelante, harían esfuerzos para integrarse para un primer objetivo, las elecciones de noviembre, dando origen al partido Izquierda Unida (IU) un 11 de setiembre de 1980. Por otro lado el MIR EM y el PSR ML, se unieron para formar el Frente Revolucionario Antimperialista y por el Socialismo (FRAS), que terminaría siendo un total fracaso. 

Con el fin de captar miembros de izquierda, se infiltraron en la UDP que era parte de IU. Polay llegó a participar en el Comité ejecutivo de la UDP y en el comité directivo de IU presidida por Alfonso Barrantes Lingan. Era pues que para el PSR ML - MIR EM, la única alternativa para encaminar no sólo a los 'reformistas' como calificaba a la IU, por la senda de la "transformación de la sociedad", era involucrarlos y captar a sus militantes para diseñar y poner en ejecución un proyecto revolucionario, a través de una amplia y flexible "política de alianzas", y así implementar en el país, un "gobierno militar" o "cívico - militar". 





El 1 de marzo de 1982, no más de una decena de dirigentes del PSR ML - MIR EM, encabezados por el 'compañero' Víctor Polay Campos, se reunieron en un Comité Central (CC) y después de un balance de la situación internacional y nacional llegaron a la conclusión de que las condiciones para el reinicio de la violencia revolucionaria estaban ya dadas, por lo que decidieron comenzar su lucha armada. Así, adoptaron el nombre de Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), para identificarse públicamente en el futuro inmediato, cuando considerasen tener la capacidad de sostenerse bélicamente; es decir, dispusieron guardar en reserva este nombre hasta que la nueva estructura partidaria esté en condiciones de respaldar su causa, mediante las armas. La imagen o logotipo con el que empezaron a identificar sus actos variaba entre los elementos que empleaban para su bandera, el torso o rostro del revolucionario Tupac Amaru, y una V (uve) formada por una Porra y un fusil, o formada por dos fusiles cruzados. Curiosamente, a diferencia de Sendero Luminoso, el MRTA jamás se identificó con la hoz y el martillo, símbolo que representa la unión de trabajadores, adoptado por el comunismo, y que ha sido utilizado también por diferentes grupos subversivos de tendencia izquierdista. Así mismo los militantes del MRTA se identificaban entre sí con el término "Compañero", herencia de las facciones apristas (Apra Rebelde, MIR) que dieron origen a su agrupación. Cabe recordar que los partidos y movimientos de tendencia comunista en el Perú se hacen llamar entre sí, camaradas, sin embargo el MRTA, y el Apra cuya fundación se dio en México (donde los comunistas se llaman entre sí "compañeros", y no "camaradas"), conservarían el término compañeros para identificarse.




Victor Polay Campos (Foto: Andina)



El 31 de mayo de 1982, cinco subversivos del MRTA, liderados por el 'compañero' Víctor Polay, asaltaron un banco en el distrito de La Victoria. El emerretista Jorge Talledo Feria moriría en el enfrentamiento contra las fuerzas del orden. Su deceso produjo las primeras deserciones en las filas del MRTA. El 16 noviembre de 1983, en protesta por la invasión norteamericana en Granada, perpetraron un atentado con explosivos en la casa de marines norteamericanos. Ninguno de estos atentados fueron reconocidos en su momento por el entonces desconocido MRTA.

En enero de 1984, se llevó a cabo el primer CC del MRTA en Lima en donde se acordó el desarrollo de acciones guerrilleras urbanas, no sólo en Lima y Huancayo, las únicas ciudades donde habían actuado anónimamente, sino en las ciudades más importantes del país y dar inicio a la fase de propaganda armada, con el objetivo de hacer conocido al MRTA.



"El país atravesaba una profunda crisis política, económica y social provocada, por la creciente actividad subversiva de Sendero Luminoso y la respuesta contrainsurgente. Esto nos motivó a levantar una alternativa frente a Sendero, que estaba imprimiendo un discurso, una propuesta que llevaba a la derrota" 
Compañero Victor Polay Campos (a) Rolando
Líder emerretista



El 22 de enero de 1984, en Lima, un grupo de emerretistas atacó el puesto policial de Villa El Salvador, en Lima, señalando que esta acción respondía a "una decidida respuesta militar ante el abuso permanente, la agresión sistemática y los asesinatos que las fuerzas policiales y sus hienas, los Sinchis, cometen a diario contra las demandas populares". Los medios de la época dieron una amplia cobertura al nuevo grupo subversivo. El 26 de marzo atacaron la casa del entonces Ministro de Economía, Carlos Rodríguez Pastor. El 27 de noviembre nueve terroristas fueron capturados por la policía, decomisándoles fusiles de guerra, gran cantidad de municiones y uniformes. Esto significó un duro golpe que los hizo reflexionar sobre la 'falta de disciplina' dentro de su estructura. Esta captura no fue dada a conocer por la policía de inmediato, por lo que ante el temor de que 'desaparecieran' a los capturados, el MRTA secuestró el 8 de diciembre a Vicky Peláez y a un camarógrafo, ambos del noticiero 90 Segundos del Canal 2, a fin de denunciar públicamente la detención de sus militantes, buscando que no sean eliminados. Víctor Polay, cubierto de una capucha, grabó un comunicado para ser transmitido por este medio. Finalmente, las amenazas del grupo terrorista pesaron más que la presión del gobierno de no difundir la grabación, y la televisora transmitió el mensaje por la noche. Poco después, la periodista y su camarógrafo fueron liberados.

En febrero de 1985, el MRTA realizó su segundo CC en el que se reafirmó encontrarse en un período 'pre-revolucionario'. Para junio, en conmemoración del inicio del MIR, el MRTA efectuó varios atentados en la ciudad de Chiclayo, Chimbote, Huancayo y Lima. El 12 de julio, siete puestos policiales, ubicados en diferentes distritos de Lima, fueron atacados en forma simultánea, y el 25 de ese mes, un "Coche bomba" fue colocado en el Ministerio del Interior, sin ocasionar víctimas mortales. Era la primera vez que se hizo uso de esta modalidad terrorista. 





Cuando en las elecciones de abril de 1985 resultó electo presidente del Perú, Alan García Pérez, candidato por el APRA, para sorpresa de todos, la Dirección del MRTA decidió suspender las acciones subversivas contra ellos. A través de una conferencia de prensa clandestina, Polay, nuevamente encapuchado, a nombre del Comité Ejecutivo Nacional del MRTA, leyó un pronunciamiento donde se señalaban las razones por las cuales tomaban aquella decisión. 



"Se puede denominar tregua cuando existe un acuerdo de las dos partes. Lo que nosotros estamos haciendo es suspender toda acción militar contra el gobierno y contra el partido aprista, no vamos a realizar acciones militares contra ellos. Pero nos reservamos el derecho de hacer acciones político – militares contra el imperialismo, contra las fuerzas represivas cuando atacan al pueblo y contra las empresas que medran con el hambre del pueblo. Nosotros no podemos declarar ninguna tregua hasta que no se sepa con claridad cual es el futuro del país" 
Compañero Victor Polay Campos (a) Rolando
Líder del MRTA
Comunicado a la opinión pública



Así mismo el MRTA había solicitado al gobierno aprista iniciar el diálogo, pero bajo ciertas condiciones como "La liberación de todos los prisioneros políticos en este país, la conformación de la Comisión de Paz y el establecimiento de una base mínima de justicia". El MRTA buscaba marcar diferencias con el proceder de Sendero y consolidar su presencia política a nivel nacional, presentándose como una organización alzada en armas pero que tomaba la iniciativa "en el plano político con una actitud dialogante, de madurez y comprensión política". Contaba con que el gobierno aprista recuerde la primigenia tesis revolucionaria de su partido para llegar a un acuerdo.



"No puedo desconocer que en la lucha por cambiar el país han habido cientos y miles de apristas que dieron lo mejor de su vida por la causa de la libertad... Reivindicamos al 'Búfalo' Barreto de la década de los años 30. Creemos que todo es una sola lucha. Ellos eran apristas, nosotros tupacamaristas. Pero es lo mismo, son los mismos ideales de justicia, las mismas ansias de cambio, de democracia".
Compañero Víctor Polay Campos (a) Rolando
Líder del MRTA
diario La República, 9 de julio de 1992



Sin embargo, no todos los dirigentes del MRTA estuvieron conformes con esta decisión: Nunca hubo un concenso. DIrigentes regionales rechazaron el pacto que para ellos había sido determinado sólo por la dirigencia nacional, sin acuerdo general. Incluso se tejieron suspicacias sobre el origen aprista de quienes iniciaron el MRTA, y la relación amical entre Polay y el presidente. En Huancayo, varios militantes abandonaron el MRTA para pasarse Sendero Luminoso, al que consideraban más consecuente con sus ideas y objetivos. 



"La dirección del MRTA consideró correcta (la decisión de) otorgar una tregua al gobierno, era una demostración de flexibilidad y disposición de diálogo para encontrar salidas a nuestra patria y evitar el baño de sangre. La respuesta fue negativa, la guerra sucia continuó y se fue agravando" 
Compañero Miguel Rincón Rincón (a) Francisco
Emerretista



En el tercer CC, celebrado casi un año después, en febrero de 1986, los emerretistas hicieron un balance sobre el desempeño del gobierno aprista hasta ese momento, y concluyeron que el presidente García no había dado muestras de llevar a la práctica sus ofrecimientos electorales, ni de que hubiese intención política de acabar con las violaciones de derechos humanos. Por lo mismo, el MRTA buscó que convocar a todas las fuerzas que para ellos representaban al pueblo, la Izquierda Unida, ciertos sectores del APRA (independiente del gobierno), así como a sectores de las Fuerzas Armadas y la Iglesia Católica. El MRTA pretendía hacer una sola voz para exigir al gobierno, optase entre los 'monopolios' y el pueblo. Su pedido fue hecho público a finales del mes, sin mayor impacto en la opinión pública ni en los sectores convocados. La convocatoria fue otro fracaso.

El 21 de abril de 1986, en solidaridad con Libia, bombardeada por los Estados Unidos de Norteamérica, colocaron un coche bomba en la residencia del embajador norteamericano. El 9 de junio de 1986, rinden otro homenaje al MIR y De la Puente Uceda, convocando a un mitin en la plaza de Villa María del Perpetuo Socorro, en la margen izquierda del río Rímac, repartiendo alimentos robados a los concurrentes. Así mismo, y como parte del mismo homenaje, bombardearon uno de los ambientes del Casino de Policía en el centro de Lima. Polay viaja a Colombia para recibir entrenamiento en el Batallón América.




Atentado contra la casa del embajador norteamericano
(Foto: Banco de fotos CVR)




Cuatro meses después, el 7 de agosto, el MRTA realizó una segunda conferencia de prensa en Lima. En ella, el compañero Víctor Polay Campos, encapuchado, anunció el fin de la suspensión de acciones político - militares contra el gobierno aprista, por, según decían, haber traicionado sus promesas y la confianza que el pueblo le había depositado en las urnas. Entre los detalles de esta decisión, señalaban la inconsecuencia a la hora de pagar la deuda externa, los beneficios concedidos a la empresa petrolera OXY, la importación excesiva de productos agrícolas en perjuicio de los agricultores nacionales, la flexibilización de la estabilidad laboral en el sector privado y la aplicación de un programa económico que creaba la falsa sensación de crecimiento económico, pero sin un sustento real, y por último, la creciente violación de los derechos humanos y la impunidad para con los que cometían tales violaciones. 

En diciembre de 1986, el MIR-VR se adhirió al MRTA. Acordaron mantener ese nombre y la Secretaría General de la coalición la mantuvo Víctor Polay Campos, cosa que generó distanciamientos y rupturas entre los que eran parte del MIR-VR. El 7 de agosto de ese año, el emerretista y periodista del semanario Cambio, Alberto Gálvez Olaechea, fue capturado por la Dirección Contra el Terrorismo (DIRCOTE) en Lima. Así también, el 23 de octubre, cayó Lucero Cumpa Miranda. Duros golpes para la organización terrorista.





A fines de septiembre, la Dirección Nacional emerretista consideró que estaban en la capacidad de iniciar acciones de calidad militar, probablemente buscaban ser considerados como beligerantes, con todos los derechos que esto conlleva, y no como simples delincuentes terroristas. Así, buscando que marcar diferencias con Sendero Luminoso, se organizaron bajo el modelo convencional de la guerrilla latinoamericana, con columnas de combatientes provistos de armas de guerra, uniformados y concentrados en campamentos lejos de las áreas pobladas, guiándose en sus acciones armadas y trato de los prisioneros bajo las Convenciones de Ginebra. Este tipo de acciones si limitaron a las áreas rurales y no fueron respetadas del todo. El 8 de octubre, una de estas columnas tomó la ciudad de Tabalosos, en Lamas, sin producir bajas. Esta acción marcó el inicio de la Campaña político-militar denominada "El Che vive", influenciados por la revolución cubana. El 18 de octubre, otra unidad emerretista tomó Soritor, Moyobamba, atacando el puesto policial. Un efectivo murió y los que quedaron heridos fueron atendidos por los subversivos. En ambas tomas, el MRTA convocó a la población para explicarle los motivos de su 'Revolución', evaluar la gestión de las autoridades locales e invitar a los pobladores a que se integren a sus filas. A pesar del éxito en estas dos tomas, no hubo repercusión nacional. Nadie, excepto en el departamento de San Martín, se había enterado de sus acciones. Por tal motivo, se decidió ampliar su campo de acción a nivel nacional, una campaña a la que denominaron "Túpac Amaru libertador", iniciada el 6 de noviembre con la toma de Juanjui. El MRTA atacó de manera simultánea los puestos de la Policía de Investigaciones de la Guardia Civil y de la Guardia Republicana, y el aeropuerto de la ciudad. El 7 de noviembre a las 4pm, ingresaron, sin ningún tipo de resistencia, en la ciudad de San José de Sisa, en El Dorado. Las fuerzas policiales, enterados de lo acontecido en Juanjui, huyeron poco antes dejando a la población sin resguardo. El 19 del mismo mes tomaron Chazuta, San Martín, para finalmente replegarse en Alto Sisa. El gobierno, al tomar conocimiento de lo sucedido, decretó el estado de emergencia en todo San Martín, desplegando de inmediato a gran cantidad de militares para ubicar y neutralizar al destacamento emerretista. El 9 de diciembre de 1987, tras la muerte de tres emerretistas en enfrentamientos y la imposibilidad de éxito, los dirigencia dio por concluida la campaña "Túpac Amaru libertador" y de inmediato acordaron la desconcentración de sus fuerzas y su huída a la Región Oriente y a la Región Central. 37 emerretistas se quedaron en San Martín bajo la responsabilidad de los integrantes de la Dirección Regional mientras que Víctor Polay Campos, Néstor Cerpa Cartolini y Rodolfo Klien Samanez fueron a Lima para dirigir desde ahí la reorganización de los insurgentes.  La reconstitución del Frente Nororiental se produjo con lentitud desde 1989, y recién para 1991, estuvo reconstituido con una fuerza militar de aproximadamente 400 hombres completamente armados. 




"Me encargaron un pelotón de catorce hombres, Lucho tenía que trasladarse a Huayabamba con doce combatientes y Puma con ocho compañeros tenían que trasladarse al valle del Shanusi. Este era el acuerdo tomado por los mandos. El resto de compañeros se irían para el Centro del país" 
Compañero Sístero García Torres (a) Ricardo
Emerretista




Emerretista uniformado




Sin embargo la disconformidad de militantes del MIR VR por haberse adherido al MRTA continuaba. Durante los primeros meses de 1988, Pedro Ojeda Zavala estuvo trabajando en secreto la posibilidad de un proyecto insurgente paralelo dirigiendo y preparando a futuros disidentes. Descubiertos, 'el Tribunal revolucionario' del MRTA acusó a Ojeda y a sus seguidores de traidores y determinó su captura y fusilamiento para el 30 de octubre. Otros a quienes consideraron traidores como los hermanos Leoncio César, Augusto Manuel, y Rosa Cusquén Cabrera, por otras circunstancias, corrieron la misma suerte. 

EL 7 de julio de 1988, el MRTA secuestró al general FAP (r) Héctor Jeri García, Director general de Baterías Capsa, dejándolo en libertad luego de que la familia pagara el rescate y cumpliera con repartir alimentos en diferentes zonas de Lima. 

El 8 de diciembre un destacamento emerretista eliminó a Alejandro Calderón, presidente de la ANAP (Apatywaka Nampitsi Ashaninka del Pichis) acusado de haber sido, cuando niño en 1965, quien soplara y entregara a las autoridades, a Máximo Velando, dirigente del MIR. Para un sector de la dirigencia del MRTA, dicho asesinato fue un acto de justicia histórica, pero para la mayoría, fue un error. De inmediato los Asháninkas se revelaron y los expulsaron de su territorio sin que el MRTA presentase resistencia. Eso más los enfrentamientos con patrullas militares provocó que en 3 años su frente oriental, se extinguiera. El MRTA se vio obligada a concentrar sus fuerzas en la región central. El 3 de febrero de 1989 Víctor Polay fue capturado con Rosa Luz Padilla Baca en la ciudad de Huancayo, siendo recluidos en el penal Canto Grande, hoy penal Miguel Castro Castro, en Lima. Dos meses después, el 16 de abril, el dirigente emerretista Miguel Rincón Rincón, fue detenido en Lima. El compañero Néstor Cerpa Cartolini asumió entonces, la conducción del MRTA. 

El 31 de mayo de 1989, seis emerretistas irrumpieron violentamente en un bar llamado las ‘Gardenias’ en el Asentamiento Humano '9 de Abril' en Tarapoto, San Martín, y asesinaron a ocho travestis. Pocos días después, el semanario Cambio, medio del MRTA, hizo público el hecho señalando que la razón era "la supuesta protección que las fuerzas del orden dispensaban a estas lacras sociales, utilizadas para corromper a la juventud". En el medio alegaban que los terroristas habían condenado en febrero a todo homosexual, drogadicto, ratero, y prostituta, instándoles a que enmienden su vida, y esto era el cumplimiento de su advertencia. El 4 de octubre secuestrarían al entonces dueño de Panamericana Televisión, Héctor Delgado Parker. Entre las demandas, solicitaban la elaboración y difusión de un reporte sobre la situación en San Martín, una entrevista a Polay en su carcelería, la transmisión de una proclama de Cerpa, la repartición de víveres en barrios populares de Lima y en comunidades de la zona nor oriental del país, y la entrega de una suma en dólares. Cumplidas varias de las exigencias, el empresario fue liberado el 2 de abril de 1990.





Faltando apenas 19 días para que el gobierno aprista a cargo del presidente Alan García culminara su gestión y delegue sus facultades al recientemente electo jefe de Estado, Alberto Fujimori Fujimori, en las elecciones celebradas los domingos 8 de abril y 10 de junio de 1990, a eso de las 3 de la madrugada del 9 de julio, Víctor Polay Campos y otros 47 terroristas realizaron una espectacular fuga a través de un gigantesco túnel de 350 metros de largo, un metro y medio de diámetro, con un sistema eléctrico bien constituido que proporcionaba al forado luz eléctrica y extractores de aire, excavado a ocho metros de profundidad, desde una casa en la calle Partizan, Mza. D, lote 13, comprada por los emerretistas previamente, hasta el penal Castro Castro, burlándose escandalosamente de las autoridades. La noticia dio la vuelta al mundo.



“Cientos de policías nacionales hayan rendido su vida y miles se arriesgan diariamente para capturar a los subversivos, mientras que quienes tienen a su cargo resguardar a los capturados, no tengan la suficiente calidad y eficiencia para hacer un seguimiento claro del resguardo” 
Alan García Perez
Presidente del Perú 1985 - 1990


El Túnel contaba con luz eléctrica y ventilación



Las investigaciones arrojaron que las autoridades tenían conocimiento sobre el planeamiento de una fuga de los emerretistas, sin embargo nunca tomaron medidas preventivas sino que, por el contrario, se suspendieron los operativos habituales de requisas. Por su parte, Polay se encontraba al tanto del término del túnel, y contaba tanto con los planos del sistema eléctrico como con las llaves de las rejas principales de los pabellones ¿Cómo es que había obtenido todo esto? ¿Cómo es que en tantos meses de excavación las autoridades no se hayan percatado? La Comisión Investigadora que se formó en la Cámara de Diputados halló evidencias de negligencia en la ex Policía de Seguridad, ex Guardia Republicana, y responsabilidad en los apristas Victor Miranda Gutierrez, jefe del INPE en ese entonces y en Agustín Mantilla, Ministro del Interior, por no disponer de urgentes medidas de seguridad en los penales debido a la huelga que en ese momento se daba en el INPE, así como por suspender injustificadamente el plan requisa 90 y de la suspensión del traslado del líder emerretista y de Padilla a la carceleta del Palacio de Justicia con lo que se hubiese evitado la huída. El proceso se vería interrumpido tras el golpe de estado de Fujimori.




Croquis del Túnel
(Revista Sí)




En el corto plazo, la repercusión mediática de la espectacular fuga, provocó el crecimiento de sus militantes y el robustecimiento orgánico, potenciando sus planes de extensión. 

El 9 de enero de 1990, el ex Ministro de defensa, General de División (r) Enrique López Albújar es emboscado y acribillado, solo y sin escolta, por un comando del MRTA, asesinándolo en su auto.




Asesinato del general Enrique López Albujar




Con un renovado contingente, el 10 de mayo de 1991, el MRTA atacó simultáneamente Saposoa, Rioja y Moyobamba. El 1 de abril atacaron el Puesto de Vigilancia del Cuartel militar '9 de Diciembre' en Huancayo, una Base Contrasubversiva en Pichanaqui en Chanchamayo, y el puesto policial del distrito de Villarrica en Oxapampa, Pasco. El 29 de abril atacaron el puesto policial de San Juan del Oro. Finalmente terminaron sus ataques el 24 de diciembre cuando 200 compañeros emerretistas tomaron Juanjui, muriendo 6 policías, un civil y 15 terroristas.



"Había un ascenso de los ejércitos guerrilleros, una incorporación masiva a los diversos destacamentos en todos los Frentes (...) habían unos cientos de personas que querían incorporarse, pero que no habían cuadros, dirigentes (...) habían combatientes, pero un solo dirigente no podía dirigir 100 personas y habían varios cientos de personas, entonces ¿cómo hacer?" 
Compañero 'Francisco'
Seudónimo de colaborador emerretista
Comisión de la Verdad y Reconciliación



A inicios de 1992, se presumía a que dentro del MRTA se estaban matando entre ellos, esto por los asesinatos de los compañeros Orestes Dávila Torres (a) Germán, el 22 de agosto de 1991, Andrés Sosa Chanamé el 25 de enero de 1992, condenados por un tribunal interno. Las diferencias con los emerretistas venidos del MIR VR se agudizaron provocando deserciones. Gálvez Olaechea renunciaría en enero de 1992. 






El domingo 5 de abril de 1992 el presidente Alberto Fujimori anunció por televisión la disolución del Congreso, la salida a las calles de las Fuerzas Armadas e instaurar el "Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional". Fujimori habría perpetrado un golpe de estado. 

Como medida antiterrorista, el gobierno ejecutó lo que se llama Guerra de baja intensidad o Terrorismo de Estado, así mismo recrudeció las penas para amedrentar a los subversivos. Con el control de todos los poderes del estado Fujimori determinó el fuero militar para procesar el terrorismo e impuso tribunales sin rostro. Sin embargo lejos de conseguir su objetivo, los ataques del MRTA se intensificaron realizando continuos atentados contra entidades, asesinatos selectivos e incluso secuestros contra empresarios para extorsionarlos y financiar su causa. Así, el 24 de julio atacan mediante mortero el cuartel general del ejército; el 9 de agosto atentan contra un camión portatropa del ejército, en Miraflores; el 11 de setiembre secuestran al empresario David Ballón Vera por cinco meses hasta asesinarlo en febrero de 1993; el 15 de diciembre de 1992 secuestran y asesinan al empresario Fernando Manrique Acevedo; el 1 de febrero de ese año, en la Victoria, secuestraron al empresario vidriero Antonio Furukawa Obara, liberado el 22 de julio; el 14 de febrero, personal de seguridad particular impide el secuestro del empresario Salvador Ramírez Marina; el 26 de febrero capturan seis miembros del MRTA que extorsionaban a comerciantes del Cono Norte; el 29 de marzo se produjo en San Borja el fallido intento de secuestro del empresario Carlos Touillon Delgado; el 22 de abril se encontró el cadáver del empresario Pedro Miyasato Miyasato; el 07 de junio atentaron contra el empresario Alfonso Muñoz Ordóñez; el 09 de julio de 1993 en Miraflores, se produjo un atentado contra un alto jefe policial y dos emerretistas fueron capturados; el mismo día secuestran al empresario Raúl Hiraoka Torres, liberado el 14 de octubre del mismo año; el 23 de setiembre del 93 secuestran al empresario Enrique Uribe Tasayco; el 22 de octubre, en Miraflores, la policía frustró el atentado a un empresario, hiriendo a tres emerretistas y capturando a uno de ellos. El 13 de marzo de 1994 lanzan bombas incendiarias contra las tiendas Wong y SAGA y MAS. Días más tarde harían lo propio contra Hiraoka; el 21 de abril emboscan un camión militar asesinando a tres soldados y 15 civiles; el 29 de abril incendian cuatro camiones en la carretera a Satipo. El 1 de julio asesinan al vicepresidente de la comunidad de Alto Cuyani; el 12 de julio emboscan un camión portatropa policial y asesinan dos suboficiales; el 22 de octubre secuestran al alcalde Pedro Vargas del distrito de Pichanaki. El 25 de enero de 1995 atacan una patrulla policial en Chanchamayo liberando un integrante del MRTA; el 12 de junio emboscan una patrulla militar en el distrito de Pichanaki Chanchamayo; el 9 de julio hacen estallar una camioneta en el centro de Chimbote. El 20 de enero de 1996 atacan la base del Ejército en Oxapampa; el 28 de abril se enfrentan con la Policía en San José de Sisa, San Martín; y el 10 de julio, el MRTA asalta el helipuerto petrolero de Satipo.




Peter Cárdenas Schulte frente a la prensa
(Banco de fotos CVR)




El 9 de abril de 1992 cae Peter Cárdenas Schulte con más de 200 mil dólares en efectivo, tres cohetes antitanques, metralletas, documentos falsos y panfletos alusivos al MRTA. Dos meses después, el 9 de junio de 1992, el compañero Víctor Polay Campos es capturado nuevamente por la policía en el distrito de San Borja, en Lima. Solo dos integrantes del CEN se encontraban en libertad, Néstor Cerpa y Miguel Rincón. El primero de ellos, asumió la conducción del MRTA en reemplazo de Víctor Polay. El 3 de abril de 1993, bajo el gobierno de Fujimori y con jueces sin rostro, Polay fue sentenciado a cadena perpetua, siendo recluido el 27 de abril de ese año en las instalaciones de la Base Naval del Callao, prisión de máxima de seguridad. Al mes siguiente de la captura, la comunidad internacional en general se pronuncian contra el terrorismo perpetrado por Sendero y el MRTA. El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), por ejemplo, mediante su resolución 587 "condena enérgicamente las acciones criminales de los grupos terroristas Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru".

EN 1995 la policía arrestó a la norteamericana Lori Helene Berenson junto a 23 integrantes del MRTA, al mando de Miguel Rincón Rincón. Habían planeado atacar el Congreso y tomar como rehenes a varios congresistas. En 1996 un tribunal militar de jueces sin rostro condenó a Berenson a cadena perpetua por terrorismo y traición a la patria.





El 17 de diciembre de 1996 en Lima, 14 emerretistas tomaron como rehenes a cientos de diplomáticos, oficiales del gobierno, militares y hombres de negocios que celebraban el onomástico del emperador japonés Akihito, en la residencia oficial del embajador de Japón en el Perú, Morihisha Aoki. De los 800 rehenes, todas las mujeres y la mayoría de los hombres fueron liberados esa noche. Tras 125 días, los 72 restantes fueron liberados el 22 de abril de 1997 en una incursión de los Comandos Chavín de Huantar. Durante el operativo murió un rehén, dos comandos y todos los militantes del MRTA.



"Los actos y métodos terroristas, dondequiera que sean cometidos y cualesquiera que sean sus agentes, modalidades o motivaciones con las que se pretenda justificarlos, son condenables y constituyen delitos comunes graves" 
Organización de Estados Americanos
Respecto a Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru
Declaración de Lima contra el Terrorismo, abril de 1996





Emerretistas en la embajado de Japón
(Foto: El Comercio)




Con el fracaso de la toma de la embajada y la dirigencia entre rejas, el MRTA quedó desarticulada. Las pocas tropas sobrevivieron algo más. La de Chanchamayo sobrevivió hasta 1998 con constantes enfrentamientos con patrullas militares. El Ejército fue diezmándolos y reduciendo el espacio de acción hasta desaparecerlos. Así mismo se capturó una célula del MRTA que pretendía boicotear las elecciones municipales de octubre de 1998. En diferentes operaciones en Lima y el interior del país, la policía, el ejército y el servicio de inteligencia capturaron a nueve guerrilleros del MRTA y les decomisaron abundante arsenal, desde fusiles y ametralladoras hasta granadas y lanzacohetes. Entre los capturados se encontraba el compañero Mariano Antonio Zambrano (a) Alejandro, quien fugara con Polay de Castro Castro en el gobierno de Alan García, y Abel Rodríguez Rodríguez (a) Miguel, quien supuestamente era parte del plan de la toma del Congreso en 1995. Al mes siguiente, el 03 de noviembre, fue capturado en la selva del Huallaga, Filomeno Cerrón Cardoso o Remigio Huamán Ore (a) Joel, quien había asumido el liderasgo del MRTA cuando Hugo Avellaneda, Isaac Velasco y Rodolfo Kleim huyeron al exterior. Gran parte de los militantes se habían adherido a la Ley de arrepentimiento. Con sus líderes presos, militantes sujetos a la ley de arrepentimiento y sin nuevos cuadros, el MRTA no tuvo la capacidad de reorganizarse y finalmente terminó extinguiéndose. 



"No quiero dejar pasar la oportunidad de dirigirme a todas aquellas personas, en especial a los hijos, a los padres, hermanos, amigos o esposos de aquellos que resultaron afectados directa o indirectamente por decisiones o acciones en las que yo haya estado involucrado, para pedirles, con un espíritu autocrítico y reflexivo, perdón. Perdón por haberlos dejado sin padres, hijos o hermanos; por haberlos hecho sufrir. Esto vale tanto para los que se consideraban enemigos, como para los amigos. Y aún más, pido perdón a mis propios hijos, por haberlos dejado sin padre, sin infancia, obligados a vivir en el desarraigo, en el refugio exterior e incluso prácticamente de la caridad. A todos ellos, repito, les pido perdón con el alma en vilo" 
Compañero Peter Cárdenas Schulte
Dirigente del MRTA



Hasta la actualidad no existen indicios de acciones armadas o propagandísticas del MRTA, excepto los delirios de un "vocero" en Alemania que aparece de vez en cuando envejeciendo en solitario, sin mayor atención.





Después de la caída de la dictadura Fujimontesinista y el regreso de la democracia, las evidentes violaciones a los Derechos Humanos, normas espurias, y corrupción, el estado tuvo una larga tarea de enmendar y corregir los ilícitos. Las sentencias emitidas durante el gobierno de Fujimori no habrían sido de acuerdo a ley, procesos presididos por jueces sin rostro en el fuero militar cuando debieron haberse realizado en el fuero civil, sin el respeto al debido proceso, y con penas que no estaban consignadas en el código penal, evidenciaba tanto para la jurisprudencia nacional como internacional una clara vulneración del derecho. Incluso, el mismo gobierno, el de Fujimori, se vio obligado a constituir una comisión a cargo del sacerdote belga Hubert Lanssiers para que revisara los casos de condenados sin pruebas, terminando por liberar a más de 500 personas que injustamente purgaban pena. En este contexto muchos juicios a terroristas, tanto de Sendero Luminoso como de MRTA, tuvieron que anularse y volverse a hacer. Si los procesos hechos en el gobierno de Fujimori se hubiesen realizado respetando la ley, bajo un marco legal no indulgente, otra hubiese sido la historia. Así, la norteamericana Berenson sentenciada a cadena perpetua por los cargos de terrorismo y ¿Traición a la patria?, fue sentenciada en un nuevo proceso a 20 años por colaborar con el MRTA, Víctor Polay y Miguel Rincón fueron sentenciados a 32 años en primera instancia en el 2006 y aumentada a 35 años por la Corte Suprema en el 2008, Cárdenas Schulte fue sentenciado a 25 años y después de haber cumplido en totalidad su condena, sin beneficios penitenciarios ni reducción de pena, ha sido liberado hace apenas unos días.



"Estamos en un Estado de Derecho y la ley debe cumplirse. nos guste o no tenía que salir en libertad. Eso ocurrirá con otros dirigentes de sendero y MRTA" 
Ketin Vidal
ex jefe de la Dirección contra el Terrorismo de la Policía Nacional (Dircote)







En la base naval, preso e incomunicado, y con respaldo de los líderes del Apra, Armando Villanueva Del Campo y Javier Valle Riestra, el 29 de agosto del 2007, para sorpresa de propios y extraños, se dio la presentación del libro “En el banquillo ¿terrorista o rebelde?” de Víctor Polay Campos, cabecilla del MRTA, en ceremonia pública en el Hotel Bolivar. El libro contaba con el prólogo permisivo de Villanueva. 



"Lo que quiero reiterar es mi pensamiento respecto a las imputaciones a Víctor Polay Campos de ser un terrorista. Polay fue un guerrillero, consecuencia de los momentos en que el Perú vivía un grave problema de confusión social -que todavía no ha desaparecido- derivado del proceso histórico latinoamericano (...) Pero estas circunstancias no implican que todo el proceso en el que intervinieron miembros del MRTA, y por ende Polay, constituyera acciones terroristas. Tampoco debe confundirse al MRTA con el ‘polpoteano’ Sendero Luminoso (...) Y como producto de todo lo que yo he analizado y consultado, el caso Polay no implica responsabilidad criminal (...) Amnistía para todos los que combatieron con dignidad es lo que necesita el Perú". 
Armando Villanueva del Campo
Militante aprista
Prólogo del Libro "En el banquillo. ¿Terrorista o rebelde?" 
De Victor Polay Campos, Lima: Canta Editores, 2007





Prólogo del libro "En el banquillo ¿Terrorista o rebelde?"
(Captura: Utero.pe)




Posteriormente, cuando Alan Garcia y el Apra volvieron a ser gobierno, Abimael Guzmán, cabecilla de Sendero Luminoso también quiso presentar su libro, sin embargo los apristas, irónicamente, tuvieron una reacción de indignación que muchos calificaron de cínica. El periodista Gustavo Gorriti consideró “absurda, exagerada y hasta muy histérica” la reacción del Gobierno, en contraste con la presentación del libro de Polay que contó con el apoyo aprista "¿Qué van a hacer contra Armando Villanueva o con Javier Valle Riestra? ¿El procurador (Julio) Galindo se va a enfrentar con ellos en los tribunales?"



"Se trata de uno de los protagonistas derrotado de la más trágica guerra interna que ha sufrido el Perú. No solamente se trata de ver y lamentar, sino de entenderlo cabalmente, de tratar de tener lo mejor documentada posible la verdad histórica, y la verdad histórica nunca sale a la luz a través del silencio" 
Gustavo Gorriti
Periodista



Víctor Polay Campos, responsable de muchos crímenes, ha sido calificado de patriota, han asegurado que sus actos no pueden ser catalogadas como acciones terroristas sino que son actos de guerrillas, con carácter legal, con errores, pero merecedores de ese perdón que tenga como objetivo la pacificación del país. Polay no es como Abimael, han asegurado. Así, apristas como Villanueva y Valle Riestra se han manifestado públicamente a favor de una gracia presidencial a favor del compañero Víctor Polay, líder emerretista y condenado a 35 años. Posteriormente Valle Riestra haría lo propio con Alberto Fujimori, preso en la actualidad en la Diroes por crímenes de lesa humanidad y corrupción.



"Fueron patriotas. Pero también pudieron cometer graves errores, no hay que olvidar pero hay que saber perdonar" 
Armando Villanueva del Campo
Militante aprista



"Un indulto a Fujimori, un indulto a Polay, un indulto a decenas de personas. En el Perú, cuando ha habido trastornos políticos, ha habido indultos y amnistías (...)Hay que pacificar el Perú, eso es lo revolucionario" 
Javier Valle Riestra
Militante aprista







"El MRTA es responsable del 1.5% de las víctimas fatales que fueron reportadas a la CVR. A diferencia del PCP-SL, y en forma similar a otras organizaciones armadas latinoamericanas con las que mantuvo vínculos, el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz. Sin embargo, el MRTA incurrió también en acciones criminales, recurrió a asesinatos, como en el caso del general Enrique López Albújar, a la toma de rehenes y a la práctica sistemática del secuestro, crímenes que violan no sólo la libertad de las personas sino el derecho internacional humanitario que el MRTA afirmaba respetar" 
Comisión de la Verdad y Reconciliación
Informe



Como parte de su respuesta contra el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, en diciembre de ese mismo año la Unión Europea (UE) estableció una lista de personas y grupos activos implicados en actos terroristas, tanto dentro como fuera de la UE, bajo los criterios dictaminados en la resolución 2001/931/PESC, la misma que se actualiza cada seis meses. En abril del 2008 en la reunión del Parlamento Europeo celebrada en su cede, en Estrasburgo (Francia), un grupo de eurodiputados encabezado por los españoles José Ignacio Salafranca y Fernando Fernández, miembros del Partido Popular Europeo (PPE), solicitaron la inclusión del MRTA en la lista de terroristas vigentes. Dias después, en el Perú, estalló un escándalo al saberse que una carta enviada por el director de proyección institucional, Francisco Soberón, y su director ejecutivo, Miguel Jugo, en nombre de la ONG Aprodeh, fechada el 22 de abril, habría provocado que el grupo terrorista no fuera incluida, esto porque, aunque ambigua, mal redactada y totalmente criticable, confirmaba lo que era un hecho, que no había indicios que muestren actividad o reorganización del MRTA por más de ocho años. Ante dicha información, de los 785 representantes, 275 votaron en contra, 271 a favor y 16 se abstuvieron. Esto no impidió que en el Perú, muchos desubicados, asumiendo que con esto el MRTA dejaría de ser responsable de sus crímenes, clamaran con tono digno, no permitirlo.



"La decisión de los políticos europeos no cambia la naturaleza y el carácter terrorista del MRTA". 
Antero Flores Aráoz
Ministro de Defensa





Más allá del absurdo planteado por los mencionados apristas; más allá de indultos delirantes y beneficios penitenciarios que de acuerdo a ley, no corresponden; más allá de confusiones entre activos y responsables; para muchos, y me incluyo, las penas han sido insuficientes, benévolas. En otros sistemas jurídicos, las penas son acumulativas, es decir, la sanción obedece a cada una de las infracciones o ilícitos que haya cometido el acusado, así, la comisión del delito se observa en toda la amplitud de las acciones. En el Perú no es así, dentro de los ilícitos demostrados relacionados entre sí, es la pena al crimen de mayor gravedad la que se ejecuta que, aunque permite la posibilidad de conversión y re inserción a la sociedad del condenado, en caso de los crímenes de esta naturaleza la resistencia social es totalmente justificable, pero la solución no pasa por impedir lo que dictaminó una corte que respetó el debido proceso en un régimen democrático, sino tal vez estudiar la posibilidad de incluir en nuestra legislación, un sistema de sanciones acumulativas previniendo un marco legal para futuros ilícitos, evidentemente no limitado a los delitos de terrorismo.  Por otro lado, la zozobra producida a raíz de la salida de prisión del ex emerretista Cárdenas Schulte, por el peligro de un rebrote del MRTA, no parece responder a la lógica ni a evidencias, no existe ni la coyuntura internacional que alimentó la causa subversiva ni las condiciones políticas internas para esto. Tampoco hay un sólo indicio de que se estén reorganizando. Sin embargo esto está tallado en el imaginario popular desde hace muchos años, y ha sido alimentado y promovido por motivos políticos desde el gobierno de Alberto Fujimori hasta el gobierno de Alan García, y por diferentes sectores políticos apelando al discurso fácil para un caudal político. Pedro Pablo Kuczynski, por ejemplo, el 24 de diciembre del 2005 aseguró falazmente que "10,000 terroristas fueron liberados en los últimos años y que la mayoría se ha reincorporado a sus filas", sin una sola evidencia de esto. 



"Según cifras del INPE, en los últimos seis años fueron liberados unos 200 presos que cumplieron penas por terrorismo. Pero, hasta la fecha, ni la policía ni las autoridades judiciales han reportado que alguno de ellos haya participado en actividades terroristas”. 
diario La República
12 de septiembre del 2013



Siempre habrán extremistas, de derecha o izquierda, pero el rechazo social a la violencia terrorista y la posibilidad de desarrollo a través de la democracia imposibilitan a este pensamiento obtener la aceptación y crecimiento que en el siglo pasado tuvo, ante el arraigo de la pobreza y desigualdad social, como única salida. Después de tantos años luchando contra el terrorismo, la corrupción y todas las violaciones perpetradas contra la sociedad, para poder recuperar el estado de derecho y la democracia, el estado no puede, no debe, en busca de este objetivo, caer en ilícitos; no puede ser igual de criminal que aquel al que persigue. El estado debe recuperar aquella superioridad moral que elegimos defender asumiendo que como demócratas, estamos por encima del criminal. Por lo mismo, se debe respetar el estado de derecho y las sentencias que dentro de la ley y la democracia han sido emitidas. El temor y la irracionalidad no deben provocar que la sociedad demande un estado igual de criminal, en contra de los principios más elementales de justicia y derecho. Ahora, esto tampoco significa no hacer nada, cabe recordar que los frutos contra el terrorismo, no los consiguió la guerra de baja intensidad perpetrada por Fujimori, ni la desidia de Belaunde, sino los servicios de inteligencia que bien podrían, con una estrategia de seguimiento, descartar o corroborar la posibilidad de un rebrote. 

No creo en un estado ingenuo que no tome medidas para asegurarse de que no haya riesgo, o de contención en caso haya reincidencia, pero tampoco creo en un estado ilegal e histérico que reacciona tarde, con una indignación de oropel que no sirva más que para los titulares, en contra de lo que por fin, después de una década de dictadura, se lograra dentro del derecho, de acuerdo a la jurisprudencia interna e internacional. La histeria y los miedos de la población no ayudan, al contrario, no permiten una evaluación correcta, haciendo de un acto de derecho en uno de venganza. Para evitar el resurgimiento se necesita de inteligencia, previsión, de memoria y respeto al estado de derecho. 

Ojalá aprendamos,


1 Miradas :

Necia .....[Responde este comentario] dijo...

la gente no entiende que las sentencias se tienen que cumplir. cuando los meten a la cárcel les parece que la sentencia está ajustada a las leyes vigentes y se olvidan del asunto hasta que el preso cumple su condena. entonces salen a protestar buscando un culpable de tamaña aberración pero... momentito, ¿no que la sentencia establecía tantos años? pues sí ¿y no se cumplieron ya esos años? pues sí. entonces, ¿no es justo que salga ya? pues no!

así es nuestro país, cabezón. gracias por recordarnos que así son las cosas en perulandia

interesante todo el cúmulo de información que nos trajiste para no olvidar de dónde sale el mrta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Logo Designer Ir Arriba