Las palabras engrosadas y de color amarillo dentro de cada artículo son enlaces a fuentes, videos y/o a otras páginas.
Basta con hacer un click sobre ellas.

Espero disfruten su visita.





lunes, 17 de noviembre de 2008

jesús astrológico





Hace muchos años el anuncio de una concepción, inmaculada, impoluta, prometía la llegada de una divinidad a la tierra. Pronto una mujer concebiría sin haber consumado unión alguna; una virgen daría a luz a un niño Dios. Una gran estrella, Sothis (Sirius, la estrella del este), guiaría a los testigos para celebrar. La fecha de su alumbramiento estaba escrita desde antes, era en el Solsticio de invierno, según el Calendario juliano el 25 de diciembre en Europa, un período de renovación y re-nacimiento para la mayoría de culturas de la época (Solsticio viene del latín Sol y Sístere, que significa Sol que se mantiene quieto, esto debido al efecto visual que se produce cuando el Sol alcanza su mayor o menor distancia, pareciendo quedarse quieto). A los treinta años fue bautizado por un hombre llamado Anup e inició su ministerio, pero en su destino también estaba escrito la muerte y la resurrección. Su nombre... ¿Jesús? Pues no,  su nombre era Horus, también llamado "Krst", el Primer Ungido, el Único en las alturas, todo esto, tres mil años antes de que el hijo de María fuera crucificado en Jerusalén, tres mil años antes, en las tierras de Ra, en donde los judíos también estuvieron y vivieron (1770 a.c. hasta 1250 a.c.) entre la concepción de Horus y la concepción de Jesús... 


Las similitudes son obvias, irrefutables. Sin llegar a detalles (como que Isis era Diosa y para poder concebir tuvo que reunir, junto con su hermana Neftis, los pedazos de su esposo y hermano descuartizado por su otro hermano Seth, a excepción de su pene al que tuvieron que reconstruir), son evidentes las tan peculiares casualidades, más allá de que en esta historia todo queda en familia: En los años del cristianismo en Roma, tres mil quinientos años después de Horus, cuando la vida del hebreo era difundida lejos de los pueblos judíos, el pueblo egipcio no opuso resistencia a este nuevo Dios en sus tierras como lo hizo cada cultura, como es natural, ante la imposición de una divinidad foránea. La Iglesia Copta, iniciada por San Marcos, justamente por la familiaridad entre ambos credos, es que pudo introducir a Yoshua, el Cristo, entendiéndolo, para sus nuevos creyentes, como un sincretismo de Horus, y a María, de Isis. En Roma, Constantino movió (o definió) la fecha del nacimiento de Cristo al 25 de diciembre para hacerla coincidir con la fiesta que hasta ese momento se celebraba, el "Sol Invictus" o "Deus Sol Invictus", que significa "el invencible Dios Sol", Festividad del Nacimiento del Sol Inconquistado (Dies Natalis Solis Invicti) celebrada cuando la luz del día aumentaba en el Solsticio de invierno, en alusión al "renacimiento" del sol, desde el 22 al 25 de diciembre, tres días, como parte de su estrategia política para la conversión de Roma al cristianismo y con eso, unir el imperio con un solo credo buscando evitar y mermar las divisiones y crisis política por la que atravesaba el imperio.

La pregunta cae por su propio peso ¿Es Jesús la divinidad original?

Es natural socialmente hablando que toda cultura o pueblo sometido adoptase ciertas características, costumbres y formas de ver el mundo, del pueblo dominante. El pueblo judío estuvo sometido bajo el yugo egipcio por cinco siglos aproximadamente (1770ac. a 1250ac.)
. Incluso hay quienes sostienen que el gentilicio "Hebreo" viene de la palabra egipcia "Ibru" que significa "esclavo", y esta del acadio "ẖapiru(m)", que significa "Paria". Es imposible no haya habido influencia de Egipto sobre los judíos, y esta se refleje en su credo. Las similitudes y lazos entre el judaísmo y el credo egipcio han llevado a, por ejemplo, Sigmund Freud y Ernest Sellin, sostener que Akhenatón es Moises. 


El detalle, para responder dicha pregunta, está en que si Jesús y Horus son el mismo personaje, uno sincretismo del otro. Esto significaría que ambos son la creación de una mitología basada, como todas, en la astrológía, tal y como lo sostienen diversos estudios, como los de Dupuis (1742-1809), John Mackinnon Robertson (1856-1933), o el mismo Voltaire (1694-1778), filósofo francés precursor de La Ilustración --Período que enfatizó el poder de la razón humana, la ciencia y el respeto hacia la humanidad--, entre otros. Algunos han señalado, para negar las tan groseras coincidencias y vínculos entre ambas creencias, al monoteísmo de los hebreos, como prueba de independencia entre uno y otro, sin embargo, más allá de que socialmente estas influencias inexorablemente serían adaptadas a las costumbres del influenciado en mayor o menor medida, se han encontrado evidencias de que el credo judío tampoco era tan monoteísta como se especula. Hallazgos científicos aclaran que incluso durante la época en que se supone Jesús estuvo en la tierra, las tribus judaícas veneraban, aparte de Jehová, a otros dioses que, poco a poco, con el pasar del tiempo, quedaron en el olvido. Es decir, la condición actual monoteísta del cristianismo y el judaísmo no fue por concepción sino consecuencia de las prácticas y rutinas que con los años determinaron el protagonismo de uno de sus dioses, sobre los otros. Así mismo hay diferentes referencias a otras deidades en la misma biblia, reconociendo su existencia a la par que la de Yhvé.

Por otro lado, las coincidencias del credo judío-cristiano no son sólo con el egipcio, es decir, el origen de los credos judio-cristianos no sólo provienen de Egipto sino también de otras culturas con las que también guardaron relación. Hay semejanzas, por ejemplo, con la vida de otras míticas y fantásticas divinidades como Attis, Krishna, Mithra o Buda, que tuvieron un mismo origen conceptual, el cielo y las estrellas: La astrología. 
La virgen, los milagros, la fecha de nacimiento, los tres sabios, los doce discípulos, la muerte y resurrección se repiten en mayor o menor medida en cada uno de los mencionados. Estas coincidencias, sincretismos o copias no sólo abarcan la vida de Jesús sino que van más allá, desde el nuevo hasta el antiguo testamento. Este último precisamente rescata los mitos egipcios, sumerios, babilónicos y demás, como suyos, es decir, sus historias tienen un origen foráneo, y no son propias, digamos, de su Dios. Basta mencionar por ejemplo la historia de Daniel, que fue tomada del Poema Ugarita de Keret; la de Job, tomada de un poema babilónico sobre Tabu-utul-belio; el Sansón bíblico que no es otro que la combinación de Gilgamesh y Shamash, dios cananita que gobernó el Líbano; la historia del diluvio universal que fue tomada de Utnapistim, o los mismos Diez mandamientos que guardan una innegable similitud con el Código Ammurabiel capítulo CXXV del Libro de los Muertos de Egipto (Papiro de Ani), el que contiene una lista de juramentos para alcanzar la vida después de la muerte por el mandato de sus dioses, la historia de Moises del mito sirio Missis, hallado en el agua, en el que su bastón se convierte en serpiente y abre las aguas etc, etc, etc. Al parecer los credos judío-cristianos y sus sacros libros no son más que el sincretismo y adaptación de diferentes mitos y personajes ficticios foráneos, entre deidades y héroes, escritos antes de la existencia de sus personajes narrados en la biblia y el torá.

Son comunes los cuestionamientos a la religión per se, al aura fantástica reflejada en el bastión de su creencia, a las fábulas imaginativas de la Biblia, pero entre los no creyentes es común atribuirle al Cristo judío, más allá de los mitos foráneos y características divinas, una relevancia histórica, una presencia real en la tierra y cuyo protagonismo compartido en espacio y tiempo con la raza humana ha sido significativo ¡Cómo una persona cuyo actuar ha constituido grandes cambios en la sociedad, no ha podido existir! Ieshú ha-Notzri debía existir.


Silvi, mi amiga, también hizo un artículo al respecto. En su artículo publica un video documental titulado en alemán como el movimiento cultural, Zeitgeist, "El espíritu del Tiempo" en castellano, de Peter Joseph publicado en Google Videos. En este video el autor coincide con las similitudes mencionadas, aquellas que sirven de base a Dupuis para la mitificación de Yoshua el Cristo, el poder del credo, la manipulación de la información y por ende el control social. Pese a las coincidencias, es mi opinión personal que en el video se exagera en ellas en algunas partes, y en otras cae en errores infantiles, pero que sin embargo, bien vale la pena verlo para al menos, tener una idea.







En mi caso particular, soy ateo como resultado de la poca o mucha información que he recogido a lo largo de los años. Sin embargo y debo confesarlo, siempre creí en un Jesús histórico; aquel que, más allá de las características divinas que un pueblo, sus supersticiones y los años hayan podido añadirle o manipular su perfil histórico, sí había nacido; con una capacidad de análisis y destreza en el verbo que constituyeron un cambio significativo en el pensar de una sociedad ensimismada y limitada. Un hombre ejemplar e impresionante que sin divinidad alguna significó para la humanidad un antes y después, y ese era su mérito, ese era su genialidad. Sin embargo, con el transcurrir de los años y auscultando los detalles que definen la autenticidad de la existencia de una persona en la antigüedad, me dí contra la pared: La falta de evidencias indicaban lo contrario. En mi búsqueda por saber más de él, me di con la sorpresa de que hasta el momento no existe un solo documento de aquellas épocas que ejerció mayor influencia que corrobore su existencia, uno solo. 

En otras palabras y para decirlo en 'cristiano' ¿Qué testigo escribió sobre el hombre más influyente de la historia? Pues nadie. Todos los escritos sobre Cristo fueron muy posteriores a su muerte, incluso los evangelios (El Evangelio de Juan, el más cercano a las fechas en que vivió Cristo, datan 70 años después de haber nacido) los cuatro supuestos testimonios a manera de crónicas, hechos por cristianos entusiasmados por extender su credo, están escritos, sorprendentemente con una gran cantidad de errores cronológicos e históricos, y con serias contradicciones no sólo con hechos comprobados y aceptados como ciertos, sino y también, entre los mismos autores: Ni siquiera entre ellos han coincidido. No existe una sola crónica, un solo documento cuyo autor haya atestiguado el protagonismo social de este hombre, una sola letra escrita por algún testigo aun para cuestionarlo, habiendo tenido tantos enemigos, o como para alabarlo, teniendo tantos seguidores. Sin embargo, contradiciendo a la razón y la lógica, sí existen escritos acerca de personas contemporáneas sin la relevancia que el supuesto mesías tuvo en la historia. Es decir, escribieron sobre mengano y fulano y no sobre quien cambió la historia, nada sobre la persona que hizo temblar a los hebreos y a Roma. 

Años después de la supuesta muerte de Jesús, es que recién el Hijo de Dios es mencionado por un historiador, Flavio Josefo, de nombre original Yossef bar Mattityahu, es decir, José, hijo de Mathías, judío fariseo protagonista de la Revuelta judía contra Roma quien, al ser capturado por el entonces general Vespasiano, se ofreció como intérprete y vaticinó este iba a ser emperador, por lo que fue perdonado y liberado, recibió la ciudadanía romana, una propiedad de Vespeciano para vivir y fue re bautizado con el nombre de Flavio Josefo en honor a la casa de la familia imperial Flavia, para convertirse en historiador romano. La supuesta mención del mesías por parte de este historiador, el primero en supuestamente dedicarle unas palabras a Jesús, ocupa únicamente dos párrafos del capítulo 18 de su libro "Antigüedades judías" (94dc, casi dos décadas después del evangelio más longevo y más de medio siglo después de la muerte del nazareno), crónica en el que narra la historia de los judíos muy detalladamente. Repito, dos párrafos. Estas menciones sobre el hijo de María, bautizadas como el "Testimonio flaviano" han sido defendidas con uñas y dientes por mucho tiempo por los católicos; sin embargo la autenticidad de estas han sido duramente cuestionadas, según la mayoría de expertos, por la incoherencia de estilo, el que cambia brusca e injustificadamente precisamente en estos párrafos marcando una diferencia evidente con el resto de la obra: No coinciden, no cuadran. La conclusión es que dichas menciones son una interpolación, una falsificación posterior hecha por los cristianos. Dicha falsificación es corroborada por el posterior descubrimiento, en 1971, de la versión árabe de "La Historia del Mundo", del Obispo Agapio de Hierápolis que contiene el texto original de Flavio, sin dichas interpolaciones atribuidas a escribas cristianos.

Todos los escritos no cristianos que mencionan de alguna manera a Jesús fueron hechos cuando el cristianismo ya estaba extendido, es decir, cuando ya se extendía su historia de oídas. 



Testimonio Flaviano




"Por aquel tiempo existió un hombre sabio, llamado Jesús, (si es lícito llamarlo hombre), porque realizó grandes milagros y fue maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad. Atrajo a muchos judíos y a muchos gentiles. (Era el Cristo) Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión. Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo, (porque se les apareció al tercer día resucitado; los profetas habían anunciado éste y mil otros hechos maravillosos acerca de él) Desde entonces hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos". 
Flavio Josefo
Libro "Antigüedades judías", capítulo 18




También escribieron sobre Jesús, Plinio el joven, entre los años 100 y 112dc, y el historiador Tácito (algunos sostienen que se basó en los escritos de Plinio) en el año 117dc. Algunos suelen también mencionar a Suetono cuando en uno de sus relatos incluye a un tal "Chrestus", sin embargo esto carece de valor teniendo en cuenta de que Chrestus era un nombre común en Roma que en latín significa "Buen hombre" y que en esta ocasión hablaba de un revoltoso en la capital romana en el año 50dc, dos décadas después de la muerte de Jesús. Ninguno de los mencionados pasa de los dos párrafos al hablar del hombre más significativo de su época y la historia, y todos lo hacen basados en el testimonio Flaviano.

Entonces, no existe hasta el momento un sólo elemento histórico que pueda, a manera de testigo, como en otros muchos casos de personajes menos influyentes y relevantes para su época, avalar que Cristo haya sido más que una leyenda, una mitología que bien ha podido ser herencia egipcia. 

Toda religión, más allá de su carácter filosófico, de los personajes que la inspiran y sus innumerables aportes a la sociedad, es la resultante de la ignorancia de sus adeptos, en la falta de capacidad y conocimientos para explicar el mundo, para mermar sus miedos a lo desconocido, por lo mismo, todas las culturas han buscado en la imaginación una respuesta que no estuvo a su alcance por la carencia de información y de herramientas para hallarla, remplazando sus conocimientos por creatividad y sus miedos por un placebo celeste. Incluso hoy en día, la mayoría de fieles católicos, se limitan a oír y repetir sin siquiera conocer supuestos datos de sus deidades, aquellos que muchas veces los sorprenden ingratamente y después justifican. El "vasto conocimiento" (sic) sobre Dios de la mayoría de creyentes no suele radicar en la "información" ni "fuentes" de la Iglesia, ni siquiera en la Biblia, bastión de su credo, sino que son la cosecha de las misas impuestas, de la experiencia particular y personal acomodada para fortalecer su fe, de comentarios de terceros, de papá y mamá -quienes olvidaron en algún momento de su vida ese viejo adagio de Ortega y Gasset: "Enseña a dudar de lo que enseñes", que nos libra de prejuicios y axiomas mal concebidos-, de una metamorfosis a la que han sometido a su deidad para que responda a su propia ética y moral para no contradecirse con la propia moral, o en el peor de los casos, llenan los vacíos de su conocimiento sobre el credo con Hollywood y sus películas.

Lejos de afirmar o negar la existencia de un Jesús sin sustento histórico -aunque esto no importe a muchos-, pues, lo cierto es que justamente son los cuestionamientos a lo establecido, lo que derrumba los prejuicios y nos acerca a la verdad. Siempre es mejor buscar, analizar y llegar cada uno a sus propias conclusiones que conformarse con el cómodo y mediocre placebo de la fe.





"La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto la fe".
Carl Sagan







14 Miradas :

El Dios ateo .....[Responde este comentario] dijo...

Lamentablemente aún con todas las pruebas que puedas encontrar siempre va haber tipos que no van a aceptar la verdad acerca del plagio hebreo.

Silvi .....[Responde este comentario] dijo...

Qué tal Marco :)
Te agradezco mucho la referencia, a mi vez actualizaré la entrada en cuestión para incluir un link a tu artículo.
El otro día conversaba con unos amigos sobre la imposibilidad de conciliar posiciones opuestas, como cuando confrontamos la extrema izquierda y la extrema derecha y, naturalmente también, cuando enfrentamos un fervoroso creyente a un escéptico ateo.
Un acuerdo entre ambos es totalmente imposible, porque cada uno es la negación del otro. Eso a gran escala, creo, es lo que determina las guerras; aunque en el mismo documental, Zeitgeist, se dice que toda guerra a gran escala no ha sido más que un ardid deliberado para generar desbalance de la economía y necesidad de adquisición de armamento.
A mí todavía me resulta complejo confesar mi ateísmo, vivo en una sociedad muy conservadora y a veces tengo la impresión de que declararse ateo es un poco como "salir del closet" y exponerse a la mirada censuradora de la mayoría católica.
Muchos vinculan el ateísmo con la falta de espiritualidad o de ética; sabemos perfectamente que no hay una relación necesaria entre ambas cosas, pues la conducta ética tiene mucho más que ver con la crianza, el entorno familiar, en suma, las conductas aprendidas e imitadas; no necesariamente con el credo que se profese.
Afirmar que el cristianismo es la versión hebrea de un mito solar adaptado por diversas culturas es en sentido estricto una blasfemia. Y me encantaría tener la oportunidad de saber qué clase de argumentos opondrían al respecto los teólogos y los curas.

marco .....[Responde este comentario] dijo...

Como dices, como preámbulo a tu blog, el dogma es el origen de la guerra y la amargura; no hay como la libertad de un ateo que lejos de buscar que probar la NO existencia divina, busca sólo las respuestas que pueda hallar sin la camisa de fuerza que resulta la Fe, para hacer un juicio fuera de apasionamientos, equilibrado, imparcial y justo.

Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

Es impresionante que exista gente que "crea" en algo llamado mitología astrológica y que a la vez se llame "atea".

marco .....[Responde este comentario] dijo...

Sí, para mí sería igual de impresionante ya que no creo en ningún Dios. Ateo significa "sin dios"; y en el artículo si lees bien, querido anónimo, notarás que habla sobre las corrientes que sostiene un mismo origen para 2 mitos, el católico y el egipcio; no porque se crea que Horus exista sino porque sostiene que el origen de Jesús es una adaptación del Dios egipcio; en otras palabras, que ambos son ficticios.

Aun no hallo gente, como dices, que "crea" en algo llamado mitología astrológica y que a la vez se llame "atea"; me parece un hallazgo impresionante: Felicidades!!

Un abrazo


Marco Palacios

fio .....[Responde este comentario] dijo...

jajajajajajjaajajaja que malo con el anonimo.que cruel!!!!!!!!!jajajajajajajajajajajajaja

no sabia nada de eso.claro psssssssss!!!! en un mundo inminentemenete catolico ps que van a sacar esas cosas!!!!!!!

Horacio dijo...

claro ps!! en el consilio de nicea se vieron q libros aceptar pa q no contradigan sus acuerdos x(
pa colmo lo pusieron blanco cuando lo arameos eran casi negros xS

Luisa Briceño dijo...

Bueno, hace mucho que no entro pero la verdad de todos los post este me llamo más la atención, yo respeto la ideología de todos, si existe o no un "dios" omnipotente pues la verdad no es asunto mio, eso se lo dejo a los que tienen por negocio eso, sin embargo si creo en una fuerza mayor que se encuentra en todo y todos, si a eso le quieren llamar dios pues que lo hagan y que le pongan el nombre que les da la gana, eso no hace la diferencia para mi, pero eso si, no creo que ese "dios" sea el que designe que cosas nos han de pasar, lo que nos ocurre solo son consecuencias de nuestros propios actos. En referencia a Jesús, la verdad yo lo admiro, admiro al "hombre" que vivió de manera ejemplar, predicando y practicando el amor, con errores como todo ser humano pero que al final de cuentas murió siendo inocente, que haya resucitado no me importa, si es dios o como llegó a este mundo me interesa aun menos. Yo vengo de una familia extremadamente católica y entiendo a Silvi la presión que debe sentir por parte de ellos, pero nadie puede obligarte a pensar o lo que no quieres.

Saludos y Besos

marco .....[Responde este comentario] dijo...

Particularmente siempre he buscado la verdad de lo que por mi condición de ser humano me interesa; de seguro, aun debo estar lejos, pero confio en llegar lo mas cerca a donde pueda llegar.

Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

La verdad esta en la biblia hermano, te invito a horar alli es donde encontraras las respuestas no en dioses paganos o en la astrologia. en la biblia dice que el falso profeta intentara sacarte del camino con mentiras. levanta con las manos conmigo y entregate a jeova nuestro dios que el es el camino a nuestra salvacion, el nos ama y es justo

Milagros dijo...

Una preguntita, en el documental dice que horus nacio de una virgen y a la vez que era hija de isis y de OSIRIS, ¿como es eso? gracias de antemano

marco .....[Responde este comentario] dijo...

Anónimo, te agradezco el deseo, pero lastimosamente no creo en la salvación de una segunda vida. Pienso que debo sacarle el tuétano a esta porque dudo haya otra. Y si como dices, nos ama y es justo, estoy seguro que seré salvado como tú porque soy quien soy, por consecuencia del entorno cultural y social que él me proporcionó sumado a la mucha o poca inteligencia que me concedió. Gracias.

Milagros, lo que sucede es que Osiris fue asesinado y descuartizado por su hermano y entendiendo que son dioses, su mujer Isis, reunió las partes de su cuerpo a escepción de su pene; pero por ser diosa pudo concebir un hijo de Osiris a pesar de la ausencia de herramientas.

Abrazos y Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

todo es cierto la verdad esta en todas partes, en canciones, peliculas , vidiojuegos, PINTURAS, pero somos tan ciegos... que no la vemos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Logo Designer Ir Arriba