Las palabras engrosadas y de color amarillo dentro de cada artículo son enlaces a fuentes, videos y/o a otras páginas.
Basta con hacer un click sobre ellas.

Espero disfruten su visita.





viernes, 1 de agosto de 2014

Israel, Palestina y la tierra prometida



“Si eres neutral ante situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor” 
Desmond Tutu
Premio Nobel de la paz



En 1945, una vez culminada la Segunda Guerra Mundial y con ello, la barbarie y el salvajismo de los delitos perpetrados por la Alemania Nazi. 51 países tomaron la iniciativa de organizarse y crear un organismo de nivel mundial con el fin de evitar se vuelvan a cometer crímenes de esta naturaleza y magnitud. En París, sus representantes redactaron y adoptaron un documento al que llamaron Declaración Universal de los Derechos Humanos, como el principio universal del derecho básico, personal y colectivo, civil y beligerante, en tiempos de guerra y paz, a lo largo de 30 artículos que regirían sus acciones y visión del mundo. La segunda Guerra Mundial había abierto una herida muy profunda que marcaría la historia. En aquella ocasión, el pueblo judío era la víctima. Habían arrasado con gran parte de su población.

En ese contexto, 2 años después, en 1947, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como resarcimiento al pueblo judío y para resolver los enfrentamientos que tenían con los musulmanes, aprobó un plan para partir el territorio de Palestina y crear dentro de ella un estado para la comunidad judía, asignándoles el 54% de ese territorio, hasta ese entonces, bajo el dominio del Mandato Británico de Palestina. Esto, en medio de serios enfrentamientos entre ambas comunidades y de la vista gorda de los británicos. Conflictos que hasta el día de hoy siguen vigentes.




(Foto: Diario La Nación)




En 1917, la Primera Guerra Mundial planteaba, para garantizar la victoria, la necesidad de medidas y alianzas, a veces contradictorias, a razón de los intereses bélicos de uno y otro bando, cuyas variantes iban de acuerdo a cómo se iba desarrollando la guerra. Por un lado se encontraban  las Potencias Centrales, Alemania y Austria-Hungría, y su aliado, el Imperio Otomano. Mientras, en el otro lado, la Triple Entente estaba conformada por el Reino Unido, Francia y Rusia. Conforme se desarrolló la guerra, otros países se sumarían a ella. 








Los sionistas en el Reino Unido presionaban a su gobierno a comprometerse en crear dentro del territorio palestino, "un hogar nacional judío", incluso con la promesa de integrar en la guerra, como su aliada, a los Estados Unidos de Norteamérica, hasta ese entonces neutral, teniendo en cuenta la influencia de la comunidad judía en el país del norte. Pero la presión por el proyecto sionista no sólo se ejercería a los anglos, sino que, independientemente, también en las demás potencias involucradas en la guerra, rivales y aliadas. La Organización Sionista Mundial, con sede en Berlín en ese entonces, teóricamente neutral, apoyaba a Alemania, aliada del Imperio otomano -que tenía al territorio que hoy comprenden Líbano, Siria, Jordania, Iraq, Palestina e Israel, bajo su yugo-, y presionaban a los germánicos para que influyesen en sus aliados turcos por la creación del Estado judío dentro de ese territorio, ofreciendo extender la influencia alemana por esa región. Así gane un bando o gane el otro, el proyecto parecía tener futuro. Es así que llenados todos los flancos, aparece la Declaración de Cambon (Francia), y posteriormente la Declaración Balfour de los británicos: Todas comprometiéndose con el proyecto sionista.



"Querido Lord Rotschild: Tengo mucho placer en transmitirle, de parte del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía con las aspiraciones Judías Sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él. 'El Gobierno de Su Majestad contempla con simpatía el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y usará sus mejores esfuerzos para facilitar el cumplimiento de ese objetivo, quedando claramente entendido que nada se hará que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de comunidades no-judías existentes en Palestina, o los derechos y el status político de que disfrutan los Judíos en cualquier otro país'. Le agradeceré ponga esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista" 
Foreign Office
02 de Noviembre de 1917



Los ingleses habían accedido a ejecutar y promover el lobby sionista y desconocieron el acuerdo de 1916 con el jerife de La Meca Husayn ibn Ali, con quien se habían comprometido, una vez ganada la guerra y después de la división de toda la región, a la independencia del territorio palestino, a cambio del apoyo árabe en su rebelión de dos años contra el imperio otomano. Así, lograron derrotar a los turcos y alemanes en el Medio Oriente, y el ferrocarril de Hiyaz sufrió acciones de sabotaje, especialmente en Jordania. Los árabes habían cumplido su parte, en cambio, los británicos firmaron el Acuerdo Sykes-Picot con Francia para repartirse la soberanía de la región, en contra del compromiso inicial con el jerife. Con el Tratado de Sevres y la Conferencia de San Remo, Gran Bretaña definía su soberanía sobre Jordania y las tierras Palestinas, hasta 1948, bajo las directrices del "Mandato de Palestina", documento en que la Sociedad de Naciones corroboraba la Declaración Balfour y el compromiso de crear un estado judío, y promover la inmigración judía a esas tierras. 



"Si la nación árabe se coloca a su lado en esta guerra, Inglaterra la garantizará contra toda intervención exterior en Arabia y dará a los árabes toda la ayuda necesaria contra una agresión extranjera" 
Lord Kitchener
secretario de Estado británico
Acuerdo entre británicos y palestinos
Carta al jerife de La Meca Husayn ibn Ali
a través del alto comisario británico en el Cairo, Henry McMahon






Esta Tierra es mía de Nina Paley



Con la finalidad de administrar y garantizar los intereses de Inglaterra, Herbert Louis Samuel, el primer judío que fuese Secretario del Gobierno británico, fue nombrado Alto Comisionado (Gobernador) del Mandato Británico de Palestina. En 1922 el Reino Unido separó la parte oriental bajo el control del Mandato, creando el Emirato de TransjordaniaSegún el censo de 1922, la comunidad judía, en su mayoría askenazíes (judíos provenientes de Europa), conformaban el 11% de la población total de la región Palestina. 

Por otro lado, tanto Estados Unidos de Norteamérica como Rusia alentaban la creación de Israel. La motivación orbitaria bajo el interés de un eje económico y político en el medio oriente, así como garantizar el apoyo de la comunidad judía residentes en ambos países. El 21 de septiembre de 1922 el Congreso de los Estados Unidos aprobó la primera resolución conjunta en la que declaraba su apoyo a la creación de una patria palestina para el pueblo judío. La relación entre ambas naciones y el apoyo económico y militar se afianzarían con el tiempo. Según el Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS), Israel habría recibido desde la Segunda Guerra Mundial, una asistencia económica de 121 mil millones de dólares.



"Bajo el gobierno de Truman, los Estados Unidos debieron enfrentar y definir su política en los tres sectores que estipularon las causas profundas de los intereses estadounidenses en la región: la amenaza soviética, el nacimiento de Israel, y el petróleo" 
George Lenczowski
Fundador del Centro de estudios de Oriente Medio en Berkeley
Libro "American Presidents and the Middle East" 1990



La enorme contribución y financiamiento de la familia Rothschild a la Alliance Israélite Universelle desde inicios de 1870, hizo posible la ejecución de programas de ayuda financiera a judíos pobres, respaldo político, promovió futuras inmigraciones a Palestina y dio inicio a programas de educación para judíos, no sólo en Oriente Medio, sino también en Europa y África. Para 1923, en Palestina, se creó la Agencia Judía para Israel. Después, en 1945, el apoyo de la Alliance Israélite Universelle al Sionismo se hizo públicoy en 1946 sus actividades diplomáticas fueron asumidas por el Consejo Consultivo de Organizaciones Judías en la ciudad de Nueva York. 

La creación de la Agencia Judía para Israel tuvo como finalidad representar a su comunidad dentro y durante el Mandato Británico de Palestina, así como para otorgar facilidades y garantizar la adaptación de los nuevos inmigrantes judíos en Palestina que, dado el compromiso británico, habían aumentado considerablemente. El 25 de agosto de 1933, la Federación Sionista de Alemania, el Banco Leumi bajo la dirección de la Agencia Judía para Israel, y autoridades del Tercer Reich suscriben el Acuerdo Haavara ("heskem haavara" que significa "acuerdo de traslado"), impulsado por Haim Arlozorov, miembro directivo de la Agencia Judía para Israel, con el fin de promover y facilitar la inmigración a Palestina. Hanotea, compañía sionista de plantaciones de cítricos, participó activamente en la transferencia de capital de Alemania a Palestina. Bajo el Haavara, aproximadamente 60 mil judíos alemanes se trasladarían a Palestina, llevándose con ellos 100 millones de dólares (aproximadamente 1.7 billones de dólares de la actualidad). El éxodo judío favoreció y repotenció la economía en toda la región palestina: El Aliyá

La Agencia Judía para Israel se hizo de tierras para arrendarlas con la condición de que sean trabajadas por sus representados. En algunos casos estas compras significaron el despido de palestinos quienes serían remplazados por judíos kibutz. Si bien es cierto, inicialmente la inmigración judía no encontró oposición en los palestinos, su considerable aumento así como la creciente adquisición de tierras, y el despido de algunos palestinos, alarmaron a la comunidad árabe, iniciándose protestas en contra de este Aliyá. Los británicos ante esta ola de inmigrantes y con el fin de mitigar el descontento palestino, se vieron obligados a tomar medidas de restricción. 

En 1936, Amin al-Husayni llamó a los palestinos a una huelga general para protestar contra estos cambios. Posteriormente recrudecieron sus medidas, primero negándose a pagar impuestos, después, recurriendo a una insurrección armada con ataques violentos, atentados de corte terrorista en contra de la comunidad israelí y de los británicos. El objetivo era la independencia de Palestina del control extranjero y garantizar, como era hasta ese momento, se mantenga la superioridad demográfica y el control árabe. Los judíos se organizaron con milicias paramilitares como respuesta para poder defenderse. Así nació Haganá ("Defensa" en hebreo), entre varios grupos insurgentes que, a la larga constituirían el bastión del sólido Ejército Israelí. En 1937 se dio el primer intento por partir el territorio a través de la Comisión Peel que, tras haber señalado la insostenibilidad y caducidad del Mandato Británico, buscaba calmar los conflictos y cumplir con el compromiso que había sostenido con la comunidad judía. Los judíos estuvieron divididos en la aceptación de las condiciones que determinaba esta fórmula. Los árabes no estuvieron de acuerdo. En 1938 la Comisión Woodhead, después de elaborar dos opciones más, declaró finalmente dicha partición inviable. Es entonces que los británicos promulgaron el Libro Blanco de 1939, con el que se formalizó la restricción a la inmigración judía y a la venta de tierras palestinas a judíos. El malestar de esta comunidad se vio exacerbada por la imposibilidad de ingreso de quienes huían del terror de la Tercer Reich, cosa que provocó un rompimiento en las relaciones judío británicas y del apoyo mutuo. Por el contrario, los ingleses, antes aliados, se convirtieron, así como con los palestinos, en enemigos y con ello, en blanco de ataques y atentados terroristas de los grupos paramilitares judíos. Justamente uno de los atentados contra los ingleses al cuartel general británico, alojado en el Hotel Rey David de Jerusalén, con un saldo de 91 muertos, pareció haber convencido a los ingleses de la imposibilidad de controlar el territorio y a la larga condujo a su evacuación de Palestina.




"Un Estado judío 'parcial' (...) es solo un comienzo (...) un ejército de primera para utilizar la coerción o la fuerza para absorber toda la extensión del país". 
David Ben Gurion
Líder sionista - Primer Ministro de Israel
Carta a su esposa Paula 05 de diciembre de 1937




El 31 de agosto de 1946 el presidente norteamericano Harry S. Truman pidió formalmente al gobierno británico que emitiese 100 mil certificados de inmigración, señalando que "ningún otro problema es tan importante para quienes han conocido los horrores de los campos de concentración". Los ingleses dijeron No.

El posterior informe de la UNSCOP observó que "no había una clara separación territorial de las poblaciones judías y árabes en las grandes áreas contiguas". Las estadísticas de los propietarios de la tierra desde 1945 revelaban que los árabes poseían más tierra que los judíos en todos los distritos de Palestina. En el distrito de Jaffa, por ejemplo, el distrito con mayor porcentaje de propiedad judía, que incluía Tel Aviv, los árabes constituían la mayoría con el  47% mientras que los judíos poseían el 39% de esta. 

Mientras que el aumento de la población árabe había sido casi en su totalidad debido al "crecimiento natural" de cualquier población, el incremento de la población judía, además de los que habían huido de la Alemania nazi, era la resultante de sistemáticas migraciones promovidas por sus comunidades sobre diferentes gobiernos en todo el mundo, probablemente en coherencia con el proyecto Sionista. Del 11% de judíos de cuando tomó el poder el Mandato Británico de Palestina, para 1948, la población de Palestina siendo de 1,9 millones, los árabes significaban el 68% del total mientras que los judíos el 32%.

El 2 de abril de 1947 el Reino Unido presentó una carta a la ONU mediante la nota A/286, solicitando al Secretario General "la inclusión de la cuestión de Palestina en el orden del día de la Asamblea General en su próximo período ordinario de sesiones anual", y pidiendo a la Asamblea "hacer recomendaciones, de conformidad con el artículo 10 de la Carta, con respecto al futuro gobierno de Palestina” 



"Aliyá a Israel desde todos los países y su integración en la sociedad israelí" 
Programa de Jerusalén
(Objetivos del Sionismo)




El 15 de mayo de 1947, la ONU creó un Comité Especial para Palestina (UNSCOP) mediante la Resolución 106 para investigar "La Cuestión Palestina" con el objetivo de resolver la disputa entre judíos y árabes residentes en territorio palestino, para el cual fueron citados los representantes de la Agencia Judía y el Alto Comité Árabe ante la Asamblea General. La UNSCOP estuvo compuesto por representantes de once países y es el 31 de agosto de ese año que emite un informe oficial. Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay votaron a favor de "recomendar" la partición de Palestina en dos estados, uno árabe y otro judío, y mantener Jerusalén como Corpus separatum bajo administración internacional. Sin embargo, el mismo informe señalaría que la negación de la independencia Palestina y el establecimiento de un Estado judío constituía una negación del derecho de la mayoría árabe a la libre determinación, pero que dicha negación era aceptable dentro del marco legítimo que debía otorgar una solución razonable al conflicto.




"De acuerdo con el principio de la libre determinación, aunque el derecho internacional reconoció este principio al final de la Primera Guerra Mundial y se ha respetado en lo que respecta a los territorios árabes, en el momento de la creación de los mandatos clase ‘A’, no se aplicó a Palestina debido a la intención de posibilitar la creación del hogar nacional judío allí. En realidad bien podría decirse que el hogar nacional judío y el sui generis Mandato para Palestina van contra este principio” 
Informe UNSCOP
Capítulo II: Los Elementos del Conflicto
Evaluación del Caso Árabe (N°176)



Australia se abstuvo, mientras que la India, Irán y Yugoslavia optaron por recomendar la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos. 




"Personalmente, espero que los judíos no nos obliguen a la guerra, porque sería una guerra de exterminio y de terrible matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas". 
Azzam Pachá
Secretario general de la Liga Árabe
11 de octubre de 1947




Pese a la amenaza de Azzam, el 29 de septiembre el Alto Comisionado Árabe emitió un comunicado reiterando que "los árabes de Palestina estaban decididos a oponerse por todos los medios a su alcance a cualquier régimen que implique segregación o partición que otorgue a una minoría una posición de preferencia". En su lugar, "Abogan por la libertad y la independencia de un Estado árabe en toda Palestina y que respetará los derechos humanos, las libertades fundamentales y la igualdad de todas las personas ante la ley y protegerá los derechos e intereses legítimos de todas las minorías, garantizando al mismo tiempo la libertad de culto y el acceso a los Santos Lugares".

La ONU estableció el Sub-comité 2, el 23 de octubre de 1947, con el objetivo de examinar las cuestiones jurídicas relativas a la situación en Palestina y las recomendaciones de UNSCOP y las propuestas árabes. El 11 de noviembre Este Sub-comité presentó su informe en el que recomendó tres proyectos: En el primero proponía haya una revisión de la propuesta de partición por parte del Tribunal Internacional de Justicia, en el segundo sostenía que Palestina no podía absorber más refugiados judíos, y en el Tercero proponía un sólo Estado unitario, debido al riesgo de la representación proporcional de quienes viven dentro de ella. En el documento A/AC.14/32 señala que"no se puede privar a la mayoría del pueblo palestino de su territorio y transferirlo para uso exclusivo de una minoría del país"

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea Pleanaria de la ONU votó y aprobó la Resolución 181 en la que se inclinaban por la iniciativa de la mayoría de los países integrantes de UNSCOP. Así la ONU hace pública su recomendación de partir Palestina en dos, el 54% para Israel y el 46% para Palestina. 








Mientras los árabes palestinos condenaban la recomendación por considerarla injusta e ilegal, los judíos en Palestina, pese a algunas diferencias iniciales, recibieron con entusiasmo la decisión. Según estadísticas británicas de 1947, de ese 54% de territorio asignado a Israel según la recomendación, sólo el 9% era territorio de judíos. Los diez países árabes o islámicos integrantes de la ONU votaron unánimemente en contra. La Resolución 181 jamás sería aplicada. 

Reino Unido rechazó la propuesta y se negó a ejecutarla argumentando inviabilidad, y abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948. Un día antes, el 14 de mayo, David Ben Gurión leyó una Declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv y tan sólo once minutos después de dicha declaración, los Estados Unidos sería el primer país en reconocer de facto el Estado de Israel. El mismo día de la retirada británica de Palestina, tropas de Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Iraq, comenzaron la invasión del recién proclamado Estado judío. Habían subestimado a Israel. El nuevo estado no sólo contaba con una armada que había sido entrenada por las tropas inglesas, con tropas que se habían formado en Haganá y otros grupos subversivos surgidos para defenderse y sobrevivir a los ataques musulmanes, sino que recibía apoyo armamentista, en ese momento, de Francia y Checoslovaquia.

El 20 de mayo, la ONU envió al conde Folke Bernadotte, diplomático sueco, dirigente de la Cruz Roja y reconocido por haber salvado miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, como intermediario para ayudar a resolver el conflicto. Después de ofrecer 2 propuestas que serían rechazadas, fue asesinado el 17 de septiembre por Judíos Sionistas por órdenes de Yitzhak Shamir. A ninguno de los acusados se les adjudicó responsabilidad en el homicidio. Natan Yellin-Mor, Matiyahu Schmuelevich y otros fueron hallados culpables de "colaborar" con grupos terroristas. Tan pronto como se declaró su culpabilidad, el primer ministro israelí David Ben-Gurión les otorgó el indulto, e inclusive Shamir, autor mediato del homicidio, se convirtió posteriormente en Primer ministro.

Bernadotte entregó un informe en el que detalló la destrucción de aldeas palestinas y las condiciones de 750 mil palestinos desplazados de sus hogares.

Tras 9 meses de enfrentamientos y habiéndose evidenciado la capacidad  y contundencia bélica de la reciente Israel, en febrero, marzo, abril y julio, se firman armisticios con Egipto, Líbano, Transjordania y Siria respectivamente. Israel había ganado. La planificación que proporcionó las directrices al personal militar israelí para combatir a las fuerzas árabes, fue elaborada en marzo de 1948 por la diligencia sionista, y la llamaron el Plan Dalet. Para algunos, el objetivo de este plan era sólo y nada más la "autodefensa contra la invasión de fuerzas regulares y semirregulares", y para otros, era un plan de "limpieza étnica", de expulsión sistemática de los palestinos mediante saqueos, incendio de bienes, bombardeos e intimidación. Quienes aseguran el plan abarcaba el hacerse de más territorio, basan su acusación en, por ejemplo, que uno de los principales objetivos del Plan D era hacerse desde un inicio del control de la vía que unía Jerusalén con Tel Aviv, zona que nunca figuró como territorio israelí en el plan de partición de la ONU, pero bien esto pudo haber sido para el control de los ataques enemigos y de manera, al menos inicialmente, temporal. 

Del 54% del territorio que la ONU había sugerido en la Resolución 181, tras la guerra, Israel lo había aumentado cerca de un 24%, es decir, se habían hecho del 78% de todo lo que era Palestina. Aproximadamente 750 mil Palestinos fueron obligados a abandonar sus hogares y su tierra. El Estado de Israel aseguraba oficialmente, que el éxodo palestino fue promovido por los mismos árabes. Sin embargo, documentos desclasificados a mediados de los 80 por parte de los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos e Israel que incluyen testimonios de oficiales israelíes, contradicen dicha versión. La franja de Gaza y Cisjordania fueron ocupadas por Egipto y Transjordania respectivamente.



"Con la suficiente perspectiva resulta evidente que lo que se produjo en Palestina en 1948 fue una suerte de limpieza étnica perpetrada por los judíos en las zonas árabes" 
Benny Morris
Historiador israelí sionista




En diciembre de 1948, después del asesinato de Bernadotte y poco antes de que culmine la guerra, la ONU aprobó la Resolución 194 en la que señalaba el regreso a sus casas de los palestinos expulsados que así deseen hacerlo, así como a indemnizaciones del gobierno Israelí, a manera de compensación por las propiedades perdidas, a Palestinos que no deseen hacerlo. Las tropas israelíes hasta el momento han impedido el retorno de los palestinos que han mostrado voluntad de hacerlo, salvo algunas excepciones. La resolución fue ratificada con la número 3236 de 1974 sin mucha repercusión. 

El 5 de julio de 1950, Israel promulga la Ley del Retorno, conforme al objetivo del Sionismo del regreso de los judíos a la Eretz Israel, no sólo como parte del proyecto de Theodor Herzl sino para componer una población significativa para Israel como nación que sustente y consolide su existencia. La ley ha sufrido algunos cambios desde su concepción. La ley del retorno promueve la migración de todo judío o descendiente en el mundo así como de cualquier persona que sin ser judío se convierta a su credo, previa capacitación.

Tras la Guerra del 48, con el apoyo de Egipto, constantes ataques de guerrilleros árabes en contra de objetivos judíos debido al descontento que la partición les había causado, provocaron en 1956 que, con el apoyo de Francia y Reino Unido, Israel invadiese territorio egipcio llegando hasta la península del Sinaí. Egipto, una vez perdida la guerra, reabrió el paso de los Estrechos de Tirán a la circulación de barcos israelíes y permitió el asentamiento de la UNEF en la frontera entre los dos países, sin embargo no se comprometió a otra política para con Israel. En junio de 1967, tras un nuevo bloqueo egipcio de los Estrechos de Tirán, estalló la Guerra de los Seis Días. Jordania, Iraq y Siria apoyaron a Egipto, sin embargo Israel volvió a ganar. Israel aumentó su territorio con la incorporación de los Altos del Golán, Cisjordania, Jerusalén Oriental, la Franja de Gaza y la península del Sinaí. Estos territorios, los recientemente adjudicados, fueron ofrecidos por Israel a cambio de una paz duradera, sin embargo la oferta fue rechazada por los Estados árabes. El objeto de controversia para los árabes iba más allá que las nuevas tierras ocupadas.








Seis meses después, el 22 de noviembre de 1967, el Consejo de Seguridad de la ONU promulgó la Resolución 242, en la que declara de acuerdo al Derecho Internacional, la "inadmisibilidad de la adquisición de tierras por guerra", y exhortó a Israel al desalojo de sus tropas de los territorios adquiridos ilegalmente. Israel no abandonó los territorios ocupados. Desde ese momento la ONU considera a Israel como Ocupante ilegal. En este contexto, la Unión Soviética y el bloque socialista rompen relaciones con Israel.

En 1973, seguidores de los Hermanos Musulmanes egipcios y sirios formaron la organización Yihad Islámica en la franja de Gaza. Una subdivisión del grupo que iniciara una guerra de baja intensidad contra el ejército de Israel y la administración que ejercía en territorios palestinos ocupados.

El 22 de marzo de 1979, la ONU emite la Resolución 446 en la que señala, de acuerdo al Derecho Internacional, que los asentamientos creados por Israel en los territorios árabes ocupados desde 1967, no tienen validez legal y exhorta a Israel a no trasladar a su propia población civil a los territorios árabes ocupados para modificar la demografía de la región.



"Los archivos del joven estado (israelí) no muestran la supuesta sed de paz con los árabes que éste prodigó públicamente (...) A pesar de que la documentación en cuestión es incompleta (muchos documentos todavía se consideran ultra-secretos), ha sido suficiente para desmontar algunos de los mitos tanto de la opinión tradicional israelí como occidental" 
Amnon Kapeliouk
Periodista Israelí




El 30 de julio de 1980 el Parlamento israelí proclama como su capital, a Jerusalén. El 20 de agosto de 1980 la ONU declara en su Resolución 478, que dicha ley es ilegal, que es una violación al derecho internacional, que es nula y carece de valor. Sólo hubo una abstención en esta resolución: Estados Unidos.

El 7 de diciembre de 1987, un vehículo militar israelí chocó y mató a 4 palestinos que hacían cola en un establecimiento. Esto produjo una serie de disturbios. La población palestina encolerizada originó lo que llamaron la Primera Intifada, o levantamiento, en el que palestinos, al no contar con armas, atacaban al Ejército de Israel con piedras y palos, y este respondía con balas. A esto se le llamó La Guerra de las piedras. Estos enfrentamientos decayeron para 1991. Desde el 9 de diciembre de 1987 hasta la firma del Acuerdo de Oslo, estos enfrentamientos de piedras contra balas dejó un saldo de 1,162 palestinos y 160 israelíes muertos.




Foto: Colin Finlay




En diciembre de 1987. a través de un comunicado, el jeque Ahmed Yasín da origen a Hamás, acrónimo de Movimiento de Resistencia Islámico. En poco tiempo el control e influencia de Hamás creció considerablemente, tanto por el financiamiento de Irán, Arabia Saudí o Siria, como por su asistencia y donaciones de alimentos y medicinas a su comunidad por el principio en que se rigen en base de azaque (caridad) y sadaqt (donaciones) como parte de sus Programas de bienestar social.



"Hamás probablemente cuenta con un presupuesto de 70 a 90 millones de dólares, de los cuales dedican el 80 a 85% a actividades políticas y a sus redes de escuelas, clínicas y obra social, mientras el resto lo dedican a sus actividades armadas" 
Matthew Levitt
analista y ex subsecretario de Inteligencia del Departamento del Tesoro de los EE.UU. y asesor del FBI




Según el congresista norteamericano del partido republicano Ron Paul, Hamás fue alentado y en realidad, creado por Israel, con el objetivo de contrarrestar a Yasir Arafat, presidente del OLP, en ese momento, el principal obstáculo para Israel.




"Si nos fijamos en la historia, encontrarán que Hamás fue alentada y en realidad creada por Israel, porque querían que Hamás contrarrestara a Yasir Arafat. Ustedes dirán 'bueno, sí, entonces Hamás actuaba mejor que ahora y cumplió su cometido, pero no queríamos que Hamás actuara como lo hace actualmente'. Así que nosotros, como estadounidenses, dijimos 'bien, tenemos un buen sistema; vamos a imponérselo a todo el mundo. Vamos a invadir Iraq y a enseñar a esa gente a ser demócratas. Queremos elecciones libres y democráticas en todas partes'. De esa manera, alentamos a los palestinos a realizar elecciones libres. Y ellos las hicieron y eligieron a Hamás. Así que en primer lugar, directa o indirectamente a través de Israel, ayudamos a establecer a Hamás. Pero entonces tenemos una elección democrática en la que Hamás llega al poder y entonces tenemos que matarlos. Esto no tiene sentido". 
Ron Paul
Congresista norteamericano
Partido Republicano




Hamás protagonizó una ola de secuestros, atentados y asesinatos a cargo de Muhammad Déf. Para 1993, el contexto sobre los protagonistas de la creación de un estado dentro de otro había girado 180 grados: En Oslo, Noruega, una serie de acuerdos entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), fueron firmados para poder poner fin al conflicto que libraban Israel y Palestina. Los acuerdos implicaban un período de transición de 5 años para negociar un acuerdo permanente. Durante ese período, Israel mantendría el control de los asuntos exteriores, la defensa nacional y las fronteras de todo el territorio, así como de los asentamientos y las carreteras. También se determinaba la creación de un gobierno palestino dentro del territorio a cargo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), transfiriéndole a estos el control de la educación, cultura, salud, bienestar social, tributación directa, turismo en Cisjordania y la Franja de Gaza. Con respecto a Jerusalen, el Primer Ministro Rabin habría declarado que "Jerusalén es la antigua y eterna capital del pueblo judío", una vez firmados los acuerdos. 








Hamás desconoció el Acuerdo de Oslo y llamó a los firmantes representantes de los intereses palestinos, traidores, iniciando un enfrentamiento interno. A comienzos de 1994 Hamás protagonizaría una gran cantidad de atentados terroristas suicidas y asesinatos contra objetivos militares y población civil israelí y palestina, causando centenares de víctimas. Human Rights Watch y Amnistía Internacional desde la década del 2000 han denunciado reiteradas veces a Hamás por crímenes contra la humanidad contra población judía y palestina. Poco o nada se ha hecho al respecto.



"Desde el fin de diciembre de 2008, durante y después de una ofensiva militar israelí que duró tres semanas y acabó con la vida de unos 1.300 palestinos, en su mayoría civiles, las fuerzas y milicias de Hamás han llevado a cabo una campaña letal de secuestros, homicidios deliberados e ilegítimos, torturas y amenazas de muerte en la Franja de Gaza contra personas a las que acusan de 'colaborar' con Israel, así como contra opositores y críticos (...) Al menos dos docenas de hombres han muerto por disparos efectuados por hombres armados de Hamás, y varias decenas más han recibido disparos en la rodilla o en las piernas o han sufrido lesiones en otras partes del cuerpo destinadas a causarles incapacidad permanente, o han recibido graves palizas que les han producido múltiples fracturas y otras lesiones, o han sido torturados o maltratados por otros medios" 
Amnistía Internacional
Israel y la Autoridad Palestina
10 de febrero del 2009



Hamás, publicó a finales de 1998 una Carta Fundacional en la que hace público su total rechazo a la existencia de Israel y a la partición que recomendara la ONU, además de emplear términos de corte antisemita. En la carta se presenta como una rama del movimiento internacional de los Hermanos Musulmanes en Palestina, aunque posteriormente ambas partes aclararían que dicho vínculo es sólo ideológico. También se autodefinen como humanistas y tolerantes (sic) con otras religiones cuando no "dejan en duda la soberanía del Islam en esta región". Para el 2010, el líder de Hamás, Khaled Meshaal, declararía que la Carta refleja preceptos que con el tiempo se han perdido y no son ya parte de sus principios: "La carta Fundacional es un pedazo de la historia y ya no es relevante, pero no se puede cambiar por razones internas".



"Israel existirá y continuará existiendo hasta que el islam lo destruya, de la misma manera que ha destruido a otros en el pasado (...) La conspiración judía no tiene fin y después de Palestina van a ambicionar la expansión desde el Nilo hasta el Éufrates" 
Carta fundacional de Hamás (extracto)
publicada el 18 de agosto de 1988







A principios del 2004, el entonces Primer Ministro de Israel Ariel Sharón, como acto de buena voluntad para dar inicio a un diálogo para una paz duradera entre ambos pueblos, propuso un plan de evacuación llamado Plan de Retirada Unilateral Israelí, que sería llevado a cabo durante la segunda quincena de agosto del 2005. El plan propuso eliminar toda presencia permanente civil israelí de la Franja de Gaza, así como eliminar 4 asentamientos de la parte norte de Cisjordania, administradas por Israel desde la Guerra de los Seis Días, para ceder su control a la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Sin embargo, no hubo respuesta positiva, y con el tiempo Hamás reiniciaría sus ataques.

Para enero del 2006 Hamás se había presentado a las elecciones generales palestinas con el nombre "Cambio y Reforma", y ganó. En respuesta a su triunfo en estas elecciones, Israel, Estados Unidos, la Unión Europea, así como otros países, impusieron un bloqueo con sanciones de suspensión de toda la ayuda externa. Tras esto, en febrero, el secretario del Consejo Supremo de la Seguridad Nacional iraní, Ali Larikhani, anunció públicamente apoyo financiero al nuevo gobierno de Hamás, para "hacer frente a la opresión". Mientras Khaled Meshaal, de visita en Teherán, declaraba que Hamas no negociará con Israel hasta que el Estado hebreo "reconozca los derechos legítimos de los palestinos y se retire de los territorios ocupados", Estados Unidos y la Unión Europea afirmaban que la ayuda se mantendría congelada mientras Hamás no acepte "reconocer al Estado israelí y renuncie a la violencia". El estado Israelí comunicaría inmediatamente que "si los palestinos aceptan el dinero iraní, quedarán alineados con un 'Paria internacional'".

Dicho bloqueo, según Amnistía Internacional, Human Rights Watch y diferentes organismos de defensa de los derechos humanos, ha ocasionado periódicas muertes de enfermos y víctimas que no han podido ser atendidas por las carencias médicas que el bloqueo causa. En septiembre del 2007, el gobierno de Israel declaró "Entidad hostil" a la Franja de Gaza como consecuencia de sus continuos lanzamientos de cohetes. Con esto, Israel restringía a la Franja el suministro de agua, combustible y electricidad, acción prohibida por la Convención de Ginebra. El 80% de la población palestina, según informes de distintas organizaciones de DDHH, está imposibilitada de subsistir por sí misma y dependen de la ayuda humanitaria.



"Como forma de castigo colectivo, el bloqueo al que Israel viene sometiendo a Gaza es una flagrante violación del derecho internacional (...) El bloqueo prohíbe la mayoría de las exportaciones y limita la entrada de productos básicos, como alimentos y combustible. Gran parte de los alimentos proceden de la ONU y de otras agencias de ayuda humanitaria, o son introducidos de contrabando a través de túneles que atraviesan la frontera entre Egipto y Gaza (...) Según el Organismo de Obras Públicas y Socorro de la ONU, desde que comenzó el bloqueo, el número de refugiados que vive en la más absoluta pobreza en la Franja de Gaza se ha triplicado. Estas familias carecen de medios para adquirir ni siquiera los productos más básicos (...) Según la ONU, más del 60% de las familias padecen actualmente 'inseguridad alimentaria' (...) Aunque Israel permite la entrada en Gaza de algunos envíos de agencias internacionales de ayuda humanitaria, estos suministros están estrictamente limitados y sufren frecuentes retrasos. Las agencias de la ONU calculan que los costos adicionales de almacenamiento y transporte causados por los retrasos provocados por el bloqueo sumaron alrededor de 5 millones de dólares en el 2009. Gaza viene sufriendo la escasez de equipos de salud y suministros médicos debido al bloqueo (...) Algunos residentes de Gaza han muerto mientras esperaban el permiso para salir del territorio y recibir tratamiento fuera. Los funcionarios de fronteras israelíes han obligado a dar la vuelta sin explicaciones a camiones de la OMS que transportaban equipos médicos destinados a los hospitales de Gaza" 
Amnistia Internacional



Una vez abierta la confrontación entre Al Fatah y Hamás, el gobierno de los Estados Unidos destinó 59 millones para entrenar y capacitar a la Guardia Presidencial de la Autoridad Palestina leales a Mahmoud Abbas (Al Fatah), programa dirigido por el teniente general norteamericano Keith Dayton. Por su parte, Israel permitió el ingreso de armas desde Jordania para armar a la Guardia Presidencial. Estados Unidos e Israel apoyaron a Al Fatah esperando finalmente ver la derrota de Hamás. El conflicto entre ambas facciones estalló el 15 de diciembre del 2006, en Cisjordania.



"Hasta que renuncien a su deseo de destruir Israel trataremos con ustedes" 
George W. Bush
entonces presidente de los Estados Unidos




Tras el Conflicto Fatah-Hamás que terminó con la expulsión de los miembros de Al Fatah de la Franja de Gaza, y la toma del control absoluto de esta zona por parte de Hamás, el 4 de mayo ambas facciones, a través del presidente palestino Mahmoud Abbas y el líder de Hamas Khaled Meshaal, firmaron un acuerdo en el Cairo, Egipto. Hoy en día, Hamás ha perdido la popularidad con la que ganó las elecciones. Según encuestas la población estima un índice del 68% de corrupción bajo su administración.

El 23 de junio de 2002, 3 años antes de que Hamás ganara las elecciones, el gobierno israelí aprobó la construcción de un muro de contención de hasta 6 metros de altura a lo largo de la Línea Verde y el 80% restante en territorio cisjordano, es decir en territorio ocupado. Los asentamientos israelíes estaban dentro. La medida había sido cuestionada por organismos de DDHH de todo el mundo incluidas las israelíes como Peace Now y B'Tselem, así también por la Comisión Internacional de Juristas, incluso también por los Estados Unidos y la Unión Europea. La Corte Internacional de Justicia la declaró ilegal e instó a Israel a detener su construcción y a desmantelarla, ya que se apartaba de la línea de armisticio de 1949 y era incompatible con las disposiciones pertinentes del derecho internacional. En el párrafo 3 de la resolución, la Asamblea General pidió al Secretario General que informara 'periódicamente del cumplimiento de la resolución'. 







Sin embargo, hasta el momento se sigue edificando.

Un mes antes, en mayo, la Asociación de Defensa de los Derechos Civiles en Israel (ACRI) y Adala, una organización de defensa de los derechos humanos de los árabes israelíes, presentaron una demanda en contra el Ejército israelí, por recurrir, como parte de sus operaciones, desde hace dos años atrás, desde la Segunda Intifada en el 2000, al Uso de los Palestinos como Escudos Humanos. Los israelíes dividían este "recurso" debidamente reglamentado, en dos modalidades a las que bautizaron "Procedimiento vecino" y "Advertencia previa". Con la primera, los soldados israelíes usaban a palestinos para que llamaran a las casas de personas buscadas, registraran objetos sospechosos o caminaran delante de las patrullas militares en situaciones peligrosas. La segunda era para usar civiles palestinos en operaciones encaminadas a arrestar a un sospechoso. Entre las evidencias mostradas en el litigio, se destaca un vídeo en el que un muchacho de 13 años es atado en el capó de un vehículo militar para impedir que un grupo de jóvenes tirara piedras. El 07 de octubre del 2005 el Tribunal Supremo de Jerusalén sentenció ordenando que el Ejército de Israel, desde ese momento, ya no puede usar en ningún caso a ciudadanos Palestinos como escudos humanos para sus operaciones militares. Organizaciones israelíes de izquierda como Meretz celebraron la decisión, mientras que varios sectores de derecha, entre otras el Partido Nacional Religioso, la rechazaron afirmando que esa sentencia "ata las manos de los soldados" en su lucha contra el terrorismo. 

Amnistía Internacional ha denunciado que estas prácticas, las del Uso de los Palestinos como Escudos Humanos por parte del Ejército Israelí, aun se mantienen pese al fallo que lo prohíbe.



"Soldados israelíes han entrado y tomado posiciones en varias viviendas palestinas, obligando a las familias a quedarse en una habitación de la planta baja mientras que utilizan el resto de su casa como base militar y posición de francotiradores (...) significa que efectivamente están siendo utilizados como escudos humanos."  
Amnistía Internacional
Enero del 2009




La BBC reveló que Hamás, por mes, recibía una financiación de aproximadamente 20 millones de dólares de Irán, es decir, unos 240 millones de dólares al año. Dinero que pagaba parte del aparato administrativo de la Franja así como armamento de origen iraní. En la misma línea, el Departamento de Estado de los Estados Unidos presentó el informe Fatah and Hamas: the New Palestinian Factional Reality en el Congreso, tan sólo unos días después del triunfo de Hamás en las urnas, en el que se sostiene que "a finales de los ochenta el 10% de la financiación de Hamás venía de Irán". Sin embargo, a la hora de sumar incluyen donaciones externas a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en manos de Al Fatah, a la que Hamás no tiene acceso. Dicha contradicción se ve evidenciada cuando el gobierno norteamericano exigió a la ANP devolver 50 millones de dólares recibidos entre el 2005 y el 2006 para evitar que cayeran manos de Hamás.

En enero del 2008, aproximadamente 3 mil cohetes fueron lanzados por Hamás desde la Franja de Gaza a territorio israelí. 4 personas fallecieron y dejó heridas a 270. Como respuesta, Israel ejecutó la Operación Plomo Fundido con una ofensiva militar desde aire, tierra y mar, precedida por una campaña de bombardeo aéreo sobre la Franja de Gaza que duró desde el 27 de diciembre de 2008 hasta el 18 de enero de 2009. Los objetivos, reveló Israel, eran la infraestructura de la organización Hamás, puertos, sedes ministeriales, cuarteles de policía, depósitos de armas y túneles subterráneos que comunican la Franja de Gaza con Egipto. La operación dejó un saldo de 11 soldados y 3 civiles israelíes muertos, y aproximadamente 1.400 palestinos muertos, de ellos más de 700 eran civiles, 320 de ellos por debajo de los 18 años. Algunos médicos noruegos que trabajaron en la Franja de Gaza denunciaron que el Ejército israelí hace uso de un arma experimental denominada Explosivos de Metal Inerte Denso, así como de compuestos químicos a base de tungsteno. Sustentaron dicha acusación basándose en las mutilaciones de los cuerpos que examinaron durante su trabajo en el hospital Al-Shifa. En su denuncia afirmaron que hallaron "claros indicios" de que habían sido atacados con este tipo de armamento; "Hay una fuerte sospecha de que Gaza está siendo usada como laboratorio de pruebas para nuevas armas".



"un uso tan desproporcionado de la fuerza por parte de Israel es completamente ilegal y corre el riesgo de provocar nuevos focos de violencia en toda la región (...) Hamás y el resto de grupos armados palestinos comparten la responsabilidad por esta escalada. Sus continuos ataques con cohetes contra ciudades y poblaciones en el sur de Israel son completamente ilegales y no pueden ser justificadas nunca (...) dicha escalada de violencia llega en un momento en que la población civil ya se enfrenta a una lucha diaria por la supervivencia, debido al bloqueo israelí, que incluso ha impedido la entrada de alimentos y medicinas en Gaza" 
Amnistía Internacional


"la comunidad internacional no debe quedarse al margen ni permitir que Israel siga violando el Derecho Internacional Humanitario atacando de forma desproporcionada a la población de Gaza (...) Oxfam Internacional también condena los ataques con cohetes de Hamas contra la población civil israelí, pero esos ataques no justifican esta respuesta militar de Israel, que se está cobrando vidas de civiles inocentes" 
Intermón Oxfam
Agencia de ayuda humanitaria



Tras la ofensiva de Israel sobre Gaza ocurrida desde el 27 de diciembre del 2008 hasta el 19 de enero del 2009, el distinguido jurista sudafricano Richard Goldstone, quien mantiene profundos lazos emocionales y familiares con Israel y el Sionismo, así como con varias organizaciones israelíes, recibió el encargo del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de encabezar una Comisión de investigación para investigar las denuncias referidas a esta ofensiva. La Comisión incluía, entre personal altamente calificado, al experto en derecho internacional Christine Chinkin, profesor de la London School of Economics. Israel, se negó a colaborar con los enviados, ni siquiera se les permitió ingresar a los territorios palestinos ni a Israel. El gobierno egipcio tuvo que mediar para que los juristas de la ONU puedan ingresar a Gaza.




“Entonces, ¿por qué el boicot del gobierno israelí a la Comisión? La respuesta es simple: sabían que la Comisión, cualquier comisión, llegaría a las conclusiones a las que llegó”. 
Uri Avnery 
Activista israelí por la paz y ex miembro de Knesset
Comisión de la ONU




El 15 de Septiembre del 2009 se publica las conclusiones de dicha comisión en el Informe Goldstone en 574 páginas. En el contenido se acusa a Israel y Hamás de crímenes de guerra, así como a otros grupos armados palestinos, y condena la aplicación de un bloqueo económico destinado a "castigar deliberadamente a la totalidad del millón y medio de palestinos que residen en la franja". El informe de casi 600 páginas destaca que Israel empleó una "fuerza desproporcionada", así también califica de deliberada su poca efectividad en distinguir entre el enemigo y los civiles.




"Teniendo en cuenta la planificación que se llevó a cabo, el empleo de la mejor tecnología disponible y la declaración del Ejército israelí de que no se cometieron errores, la misión concluye que los patrones de conducta analizados son resultado de decisiones políticas deliberadas" 
Comisión de la ONU




En la década de 1970, tras la guerra de 1967, un grupo de jóvenes estudiantes enviaron una carta a Golda Meir, entonces Primera Ministra israelí, donde explicaban su convicción en la necesidad de abandonar el militarismo para resolver el conflicto, rechazando una vía que, asumían, sólo podía conducir a más guerras y baños de sangre. Desde entonces varias cartas se han enviado sin atención de las autoridades. A estos chicos se les identificó como Shministim que significa Estudiantes del último año de Bachillerato en hebreo y que con el tiempo ha cobrado otra connotación. El 22 de septiembre del 2008, Omer Goldman Granot, una joven Shministim, fue sentenciada a 21 días en prisión militar por negarse a servir en las Fuerzas de Defensa de Israel. En esta ocasión, alrededor de 40 estudiantes de secundaria firmaron otra Carta más de protesta contra los ataques. Posteriormente fue sentenciada por segunda vez a prisión por volver a negarse a alistarse en el ejército de Israel. Un video de protesta protagonizado por ella y sus compañeros se hizo viral en las redes sociales.

El 18 de enero del 2009, el Departamento de Estado de Estados Unidos presenta un informe que analiza el origen de las fuentes de financiación de Hamás. Según el informe Background information on Designated Foreing Terrorist Organizations, Hamás "recibe fondos de los expatriados palestinos, Irán y benefactores particulares de Arabia Saudí y el resto de estados árabes moderados". Hasta el momento no hay certeza acerca de este tema, se estima que podría estar recibiendo ayuda de 200 a 400 millones de dólares anualmente, de la que una parte importante (algunos estiman el 50%) es destinada a Proyectos sociales en beneficio de su comunidad. "Muchos palestinos consideran a Hamás como una organización caritativa que construye escuelas, hospitales y carreteras en aquellos lugares donde la Autoridad Palestina ha fracasado" señala GlobalSecurity.org. 

En el 2012 se llevaron a cabo levantamientos de grupos sunitas contra el presidente chiita Bashar al Asad en Siria. Hamas no apoyó al gobierno, al contrario, apoyó abiertamente la revuelta contra el presidente sirio, significándole un alto costo. Además de tener que abandonar la capital siria, Hamás perdió el apoyo de Irán sufriendo de una reducción en su capacidad armamentista. La BBC informaría que "los cohetes de Gaza pueden parecer ineficaces, no sólo en parte porque muchos de ellos son de fabricación casera sino en parte porque están irremediablemente superados por el sistema de defensa antimisiles israelí Cúpula de Hierro". Sin embargo para inicios del 2014, Israel informó que sus comandos habían interceptado en el Mar Rojo un buque de carga con misiles iraníes destinados a armar a Hamas en la Franja.

En junio del 2013 se publica otra denuncia por el Uso de palestinos como Escudos Humanos por parte del Ejército Israelí. Esta vez, UNICEF y el Comité de los Derechos del Niño OHCHR, denunciaron "el continuo uso que hace Israel de niños palestinos como informantes y escudos humanos" con 14 casos registrados y documentados desde enero del 2010 a marzo del 2013. El Informe, así mismo señala que un aproximado de 7 mil niños palestinos de entre 9 y 17 años han sido arrestados, interrogados, "sometidos sistemáticamente a tratamientos degradantes, y en ocasiones a torturas". "Los niños son interrogados en hebreo, un lenguaje que no comprenden, y firman confesiones en ese idioma para conseguir su liberación". Algunos de los niños son detenidos por arrojar piedras al Ejército Israelí, delito cuya pena es hasta de 20 años de prisión, pero otros, así como muchos soldados israelíes según el informe, han testificado, son arrestados sin causa real.




"Casi todos los que han usado a los niños como escudos humanos y soplones siguen sin recibir castigo. Los soldados condenados por usar a niños a punta de pistola para que registren supuestas bombas, recibieron sólo una sentencia de tres meses que fue suspendida, y resultaron degradados" 
Comité por los Derechos de la Infancia de la ONU (OHCHR)




En el 2013, con el reciente arribo de John Kerry al Departamento de Estado, hizo de intermediario para reunir al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y al presidente palestino, Mahmud Abbas, para julio de ese año y poder llegar a un primer acuerdo. Sin embargo, las negociaciones no se llegaron a concretar dado que 3 meses antes, en abril del 2013, Israel sorprendió a todos con un plan para construir 700 nuevas viviendas de colonización, así como también se negó a liberar a varios prisioneros palestinos como parte del acuerdo. Abbas, por su parte, pidió el reconocimiento de Palestina en 15 convenciones de la ONU con lo que finalmente las negociaciones se cayeron. El semanario alemán Der Spiegel, afirmó hace poco, que los servicios secretos israelíes con, al menos otro país, aún desconocido, espiaron las conversaciones de Kerry desde esa época para usar esa información a su favor.

El 3 de junio del 2014 la Fuerza Aérea Israelí inició una ofensiva lanzando cohetes a la Franja de Gaza con el fin de eliminar a Mahmed Awwar del movimiento Hamás. El 14 de junio, la aviación israelí bombardeó varios objetivos, después de que se lanzaran 3 cohetes desde la franja contra su territorio. Tras el lanzamiento de 5 proyectiles contra territorio israelí, el 28 de junio Israel ataca 3 presuntas lanzaderas de cohetes en el centro de Gaza. El 9 de julio, Hamid Shihab, conductor de un vehículo de prensa, murió al ser alcanzado por un misil israelí. 

Los medios de comunicación informaron hasta el 12 de julio de al menos 151 palestinos fallecidos.



Naftali Fraenkel, Gilad Shaer, Eyal Yifrah




El 12 de junio de 2014, en Gush Etzion, tres jóvenes, Naftali Fraenkel, de 16 años, Gilad Shaer 16 años y Eyal Yifrah de 19, fueron secuestrados y asesinados. Las Fuerzas de Defensa de Israel también conocidas como Tzáhal iniciaron la Operación Guardián del Hermano para buscar a los tres inocentes adolescentes. Las fuerzas israelíes arrestaron a unos 530 palestinos, y 282 personas próximas a la organización. 5 palestinos murieron durante dicha operación militar. El 15 de junio, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo que los adolescentes habían sido secuestrados por Hamás. El 30 de junio se encontraron los cadáveres en un campo al noroeste de Hebrón. Tras el hallazgo, Netanyahu, brindó duras declaraciones “Fueron secuestrados y asesinados a sangre fría por animales (...) Hamás es responsable y Hamás va a pagar". Inmediatamente Las Fuerzas de Defensa de Israel iniciaron un bombardeo durante la madrugada a un total de 34 objetivos.

Sin embargo, el periodista alemán Christian Sievers tras una minuciosa investigación halló pruebas de que el homicidio no era de autoría de Hamás y que por el contrario el autor había sido un ciudadano israelí por causas económicas. Así mismo reveló que la agencia de Investigación Interna de Israel, Shim Bet, estaba al tanto de todos los detalles por la llamada que uno de los rehenes habría hecho durante el secuestro, pero fue obligada por Netanyahu a callar para que el asesinato fuera usado como pretexto para iniciar un nuevo ataque contra Gaza. El 26 de junio, la Agencia de Seguridad de Israel señaló dos sospechosos, ambos palestinos, ambos ex miembros de Hamas. Mientras, diversos discursos de los principales líderes políticos y de medios de comunicación ya habían exacerbado los ánimos. Noam Perl, del Bnei Akiva clamaba venganza, el ministro de Vivienda, Uri Bank, decía “¡Este es el momento adecuado. Cuando lastiman a nuestros hijos, enfurezcámonos, sin límites" y una diputada tildaba a los palestinos de serpientes y reclamaba sangre. Estas repetidas inconsistencias han generado un debate sobre si Israel ha buscado que provocar a Hamás a la confrontación, que la muerte de los 3 jóvenes fue manipulada para justificar una ofensiva sobre Gaza.




"Tienen que morir y sus casas deben ser demolidas. Ellos son nuestros enemigos y nuestras manos deberían estar manchadas de su sangre. Esto también se aplica a las madres de los terroristas fallecidos (...) Detrás de cada terrorista hay decenas de hombres y mujeres sin los cuales no podría atentar. Ahora todos son combatientes enemigos, y su sangre caerá sobre sus cabezas. Incluso las madres de los mártires, que los envían al infierno con flores y besos. Nada sería más justo que siguieran sus pasos (...) Deberían desaparecer junto a sus hogares, donde han criado a estas serpientes. De lo contrario, criarán más pequeñas serpientes"  
Ayelet Shaked
Diputada israelí del Partido Nacionalista Hogar Judío



"Una nación entera y miles de años de historia demandan: ¡Venganza! (...) La desgracia será pagado con la sangre del enemigo, no con nuestras lágrimas"  
Noam Perel
Secretario general del movimiento de los colonos Bnei Akiva



Mohamed Abú Judeir



Con las masas azuzadas, varios adolescentes palestinos acusaron intentos de secuestro durante varios días. El pasado 2 de julio un grupo de jóvenes israelíes capturaron a Mohamed Abú Judeir, un adolescente palestino de 16 años, lo golpearon y torturaron, le echaron gasolina y lo quemaron vivo. Las reacciones fueron violentas. Entre disturbios, protestas de israelíes y palestinos, se iniciaron lanzamientos de cohetes desde la Franja de Gaza a territorio israelí, con lo que Israel inició ataques aéreos. Así mismo los israelíes anunciaron ejecutar la ofensiva terrestre. El secretario de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a Israel desestimar esa medida. A su vez, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, intentó mediar una tregua de siete días. Israel rechazó la propuesta.



"Demasiados civiles palestinos han muerto y cualquier ofensiva terrestre israelí aumentará sin duda el número de víctimas y exacerbará el sufrimiento de los civiles en la Franja de Gaza" 
Ban Ki-moon
Secretario general de la ONU







El 8 de julio Israel lanzó su actual ofensiva terrestre contra Gaza, operación a la que se bautizó como "Roca Sólida" conocida en occidente como Margen Protector




Ataque Israelí en Gaza (Foto: Telemundo)



El ataque israelí, afirman, pretende desarmar y dejar sin posibilidades a Hamás de seguir disparando contra Israel. El Ejército de Israel para lanzar misiles a un determinado objetivo con la menor posibilidad de bajas de civiles inocentes, alerta a la población con llamadas telefónicas o lanzando panfletos.



"Una gran diferencia: en Mosul, por ejemplo, pueden salir si estar en su ciudad se vuelve demasiado peligroso. No están bajo llave en una gran cárcel como lo es estar en Gaza, de modo que cuando los militares israelíes reparten folletos diciendo a 100.000 residentes de Gaza que huyan, es una broma de mal gusto. ¿Para dónde huyes Cuando todas sus fronteras están cerradas y vives en uno de los lugares más densamente poblados del mundo?" 
Ryan rodrick beiler
Fotógrafo
Amnistía Internacional






Otra medida a la que la armada israelí apelaba para alertar a la población, era la de lanzar un misil de poco alcance y "ruidoso" al techo de su vivienda a manera de alarma para que con la explosión, quienes se hallasen dentro, puedan huir, en un lapso de 5 minutos, del próximo ataque a ejecutar. A esta advertencia la bautizaron con el nombre de Toque en el tejado (sic). Amnistía Internacional ha comprobado y documentado que muchos de estos "misiles de advertencia" (sic), lejos de prevenir el ataque, muchos de ellos terminaban por asesinar o herir a quienes supuestamente pretendían alertar. 



"Nosotros nos vemos a nosotros mismos como un ejército que está en la primera línea de la lucha contra el terror (...) Nuestro imperativo categórico fue abrir fuego solamente en la medida de que los soldados (israelíes) vean sus vidas en peligro" 
Roni Kaplan
Portavoz para América Latina y Asia del Ejército de Israel
Entrevista 30 de junio del 2014



El 16 de julio, 4 niños palestinos que se encontraban jugando con una pelota en el descampado de una playa de Gaza, sin adultos cerca, fallecieron y otros 2 fueron severamente heridos cuando un proyectil disparado por una embarcación israelí impacto en el lugar donde se hallaban. El presidente israelí Shimon Peres pidió disculpas y declaró que no fue intencional y que el gobierno está muy triste. El 17 de julio por la noche, el Ejército de Israel lanzó una nueva ofensiva terrestre en Gaza al descubrir, aseguraron, un nuevo plan de Hamás de atacar a través de un nuevo túnel. El 22 de julio, Hamás lanzó un total de 4 cohetes M75 contra el área metropolitana de Tel Aviv. El 24 de julio el Ejército israelí bombardea una escuela de Beit Hanún, escuela que servía de refugio de la ONU. 17 palestinos murieron y 200 quedaron heridos. Israel justifica el ataque afirmando, pese a los rastros de sangre tras el ataque, que el colegio estaba vacío. 







"Israel merece el Premio Nobel de la Paz por la contención que están demostrando las Fuerzas Armadas" 
Ron Dermer
Embajador israelí en Washington

"La capacidad de Israel para poner en marcha este tipo de ataques devastadores con impunidad se deriva en gran parte de la gran cooperación militar internacional y el comercio que mantiene con gobiernos cómplices de todo el mundo" 
Carta abierta publicada en The Guardian
Firmada por 64 personalidades 
incluye 7 ganadores del Premio Nobel de la Paz



El Departamento de Defensa de los Estados Unidos recibió una carta de Israel el 20 de julio solicitando le vendieran más artillería. Así lo confirmó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby. Entre la diversa munición que los Estados Unidos le entregó a Israel en pleno ofensiva israelí sobra Gaza, se encuentran lanzagranadas y piezas de mortero de 120 mm. El 28 de julio, 7 niños palestinos que se hallaban jugando en el centro de un campo de refugiados fueron impactados por un misil israelí mientras que al mismo tiempo bombardeaban el Hospital Al-Shifa, dejando un saldo de 3 muertos y decenas de heridos. En la madrugada del 30 de julio, otra escuela de la ONU en Jabalia fue atacada mientras las víctimas se hallaban durmiendo. La artillería empleada para el ataque fueron lanzagranadas y morteros de 120mm. Murieron 15 personas y 90 personas quedaron heridas. 







Por otra parte, al menos 4 civiles israelíes fallecieron y 8 fueron heridos cuando un obús de mortero disparado desde la Franja de Gaza cayó cerca de la frontera.



“La pasada noche, unos niños murieron mientras dormían junto a sus padres en el suelo de aulas declaradas refugios de la ONU en Gaza. Matar a niños mientas duermen es una afrenta contra todos nosotros y un motivo de vergüenza universal (...) La ubicación exacta de la Escuela de Primaria de Niñas de Jabalia y el hecho de que estaban dando cobijo a miles de personas desplazadas fue comunicado al ejército israelí diecisiete veces (...) La última vez que se avisó fue a las diez menos cinco de la pasada noche, horas antes del fatal bombardeo" 
Pierre Krähenbühl
Comisionado general de la Agencia de la ONU 
para Refugiados Palestinos (UNRWA)


Esta mañana otra escuela más de las Naciones Unidas, de las que albergan a miles de familias palestinas, sufrió un ataque reprobable. Toda la evidencia disponible apunta a que la artillería israelí fue culpable del hecho. No hay nada más vergonzoso que atacar a niños durmiendo" 
Ban Ki-moon
Secretario General de las Naciones Unidas



La ONU había informado al ejército israelí en 17 ocasiones de las coordenadas de la escuela para que esta no sea atacada. La última vez horas antes del ataque con obuses. Así mismo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció el día siguiente, el 31 de julio, a Estados Unidos por proporcionar armamento al Ejército israelí y de obstaculizar todas las medidas que la ONU adopta en defensa de los Derechos humanos. Para agosto, España suspendería sus ventas de armas a Israel que ascendería este años a 8 millones de dólares, mientras Reino Unido declararía a través de David Cameron, estar evaluando suspender también sus ventas que, desde el 2010 habrían llagado a casi 80 millones de dólares.




Estados Unidos también debería hacer más para acabar con el bloqueo a los territorios ocupados. Debería hacer más para acabar con los asentamientos. Recordemos que Estados Unidos vota en contra tanto en el Consejo de Derechos Humanos como en el Consejo de Seguridad a todas las resoluciones que condenan el bloqueo y los asentamientos" 
Navi Pillay
Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos



En Tel Aviv mientras un grupo de manifestantes israelíes de extrema derecha daban cánticos diciendo "Mañana no hay escuela, ya no quedan niños en Gaza! Olé, Olé, Olé, Olé", otro grupo de manifestantes israelíes de izquierda clamaban por el paro de los ataques del Ejército Israel y la paz entre ambos pueblos.

El 29 de julio pasado, un día antes, mientras la sede central de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (Ocha) en Gaza fue atacada 5 veces durante un periodo de 1 hora y la ciudad en general se encontraba bajo un intenso bombardeo de 7 horas por parte de las fuerzas israelíes, destruyendo su única planta eléctrica dejando a la ciudad sin luz ni agua potable, el Perú, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, se sumó a otros países de la región como Chile, Brasil, Ecuador, El Salvador y Bolivia, al llamar a su embajador en Israel. 







Hoy 31 de julio, Israel y Hamás acordaron un Alto el fuegoincondicional y humanitario” que se hará efectivo a partir de mañana viernes 1 de agosto a partir de las 8 de la mañana, según anunciaron en un comunicado conjunto el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Las partes involucradas enviarán delegaciones a El Cairo, por invitación de Egipto, para negociar más días de alto el fuego. Durante las 72 horas, las fuerzas israelíes seguirán desplegadas en la Franja. Hamas aseguró a través del portavoz Sami Abu Zuhrique Palestina respetará la tregua. El gobierno de Israel ha aprobado hoy también la llamada de 16.000 reservistas para reforzar a su ejército mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en reunión con su gabinete, declaró su firme decisión de “completar la misión, con o sin alto el fuego”.




Hasta el momento desde que se inició la operación Margen Protector el 8 de julio pasado, se estiman que más de 1.400 palestinos han muerto y otros 8,000 han resultado heridos. La ONU informó que casi un 80% de los fallecidos son civiles. De ellos, un 30% son mujeres y niños. Aproximadamente 300 niños palestinos habrían muerto. También informó que casi 5.000 viviendas han sido totalmente destruidas y varias decenas de miles han sufrido daños parciales, así como que 215.000 gazacíes, alrededor de una décima parte de la población de la Franja, han tenido que abandonar sus hogares en las últimas semanas. 

Si el Alto al fuego vuelve a romperse, que es lo más probable, estas cifras aumentarán diariamente, considerable y proporcionalmente.







Por parte israelí, han fallecido 56 soldados y 3 civiles.

El 23 de julio, tras la declaración de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay, el CDH acordó mediante resolución, el envío de una comisión a la Franja de Gaza para investigar posibles violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra cometidos por Israel. La resolución fue aprobada por el voto favorable de 29 Estados, 17 abstenciones y uno sólo en contra, nuevamente Estados Unidos. Navi Pillay, afirmó que “no podemos esperar de Israel la rendición de cuentas a través de procedimientos internos” (...) “Cuando un Estado no puede o no está dispuesto a investigar y enjuiciar a sus responsables, ha de aplicarse la justicia penal internacional”.




Israel ha manifestado intenciones de discriminación en sus ataques, es decir, diferenciar entre el enemigo y los civiles con medidas de prevención para la protección de los inocentes, sin embargo 1400 muertos, de los cuales el 80% son civiles y más de 300 son niños, ataques a 6 instalaciones de refugio de la ONU, 8 mil heridos, dejan no muy bien paradas tales medidas. Por otro lado, Hamás no ha manifestado el más mínimo interés por evitar bajas civiles en sus ataques a Israel. El hecho de que los cohetes no hayan logrado tener mayor impacto y mayores bajas no se debe a ninguna indulgencia sino a la imprecisión producto de la limitada capacidad armamentista con la que cuenta y por sobretodo al sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro en Israel, financiada por el gobierno norteamericano. No debe caber la menor duda de que si tuviesen la capacidad armamentista de concretar su objetivo, hubiesen arrasado con todo Israel. Pero entonces ¿Israel tiene razón a apelar al artículo 51 de la Carta de la ONU para sostener su Derecho a defenderse?

Tanto Israel como los Estados Unidos de norteamérica, entre otros, han justificado la(s) ofensiva(s) de Israel sobre Gaza apelando al "legítimo derecho a defenderse". El problema es que hay una contradicción con el derecho internacional cuando Israel proclama el derecho a defenderse del pueblo cuyo territorio ocupa ilegalmente. La ONU la ha señalado como Estado Ocupante, es decir, ejerce soberanía sobre territorio que no le pertenece. Israel apela a un derecho que no existe ni es compatible con el derecho internacional. Por el contrario, un derecho que sí está consagrado, incluso por el Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra de 1949 y la Resolución 3103 de la Asamblea General de la ONU, suscrita el 11 de diciembre de 1973, es la legitimidad de los pueblos bajo dominación colonial y extranjera, y bajo regímenes racistas, a luchar por su autodeterminación. Peor aun, según el IV Convenio de Ginebra, entre otras obligaciones, el poder ocupante tiene el deber de proteger a la población ocupada y velar por su bienestar ¿De qué manera la protege?



"¿Qué otra autoproclamada democracia ha matado a sus enemigos (la mayoría civiles) en una relación de 1400 a 9 en la Operación Plomo Fundido, 176 a 6 en la Operación Pilar de Defensa, o 170 y pico a 0 en la actual ofensiva Borde Protector?" 
Ryan Rodrick Beiler
Fotógrafo
Amnistía Internacional



Pese a que la ONU la declaró como Estado Ocupante desde noviembre de 1967, Israel asegura que no está ocupando Palestina, sino que está en guerra con ella, ergo, según el artículo 51 de la Carta de la ONU, Israel ejerce su derecho a la “defensa propia”. Sin embargo la Corte Internacional de Justicia, en el 2004, se pronunció sobre esta muy particular interpretación del derecho internacional: "Israel no puede invocar el derecho a la defensa propia según el artículo 51, porque no está siendo atacado por un Estado extranjero".



"Sé lo que significa haber sido víctimas indefensas, viviendo y muriendo bajo las botas de opresores racistas, y sé que los Israelitas de estos días no son las víctimas sino los perpetradores, en la actual crisis. Sí, los hombres de Hamas son asesinos terribles y llenos de odio y pobre de Israel si ellos dispusieran de los medios necesarios para cumplir su cometido. Pero es un hecho que actualmente Israel dispone de los tanques, bombarderos, artillería, ojivas nucleares y misiles de defensa dignos de Goliath, en tanto la gente de Gaza, una semana atrás, no tenía nada y menos tiene hoy, cuando hasta sus hospitales y escuelas han sido bombardeados (...) Mirando estas caras angelicales diseminando una retórica genocida, tomo mi pasaporte israelí y una caja de fósforos. 'No en mi nombre, pueblo mío. No en mi nombre'” 
Mira Bar Hillel
Periodista Israelí
Diario The Independent
11 de Julio 2014



Entiéndase que, cuando la Corte Internacional de Justicia señala la imposibilidad de defensa de Israel, según el derecho internacional, lo hace con el carácter beligerante, es decir, de combatiente a combatiente, no lo hace con la intención de que Israel no pueda tomar medidas para contrarrestar los ataques perpetrados por Hamás y eliminar la amenaza. Es importante tener claro que la corte determina que siendo Israel un Estado ocupante y los enfrentamientos son de ocupado a ocupante ambas partes no tienen el mismo estatus jurídico, ergo, no es una guerra como se pretende afirmar, aun cuando lo actuado esté fiscalizado bajo las directrices del Cuarto Convenio de Ginebra y puede constituir Crímenes de Guerra. El Perú atravesó por décadas numerosos y sangrientos atentados terroristas y estos grupos (Sendero Luminoso, MRTA) tampoco cumplían con los requisitos para el status jurídico de beligerante o combatiente. En ambos casos el uso adecuado de la fuerza corresponde a una política interna contra el terrorismo. Para decirlo de otra manera, por más excesos y crímenes de lesa humanidad perpetrados durante los gobiernos peruanos en sus políticas antiterroristas, como así, en varios casos han sido señalados por la corte por el uso indiscriminado de la fuerza, nunca se les cruzó por la cabeza bombardear Ayacucho o iniciar ofensivas como las que ha perpetrado Israel en suelo ocupado.




"Palestina no es Hamás, así como Ayacucho no era sinónimo de Sendero Luminoso. No se ataca a toda una población para ver si en el montón caen terroristas. Ya sabemos cómo termina esa historia"  
Patricia Del Río
Periodista



Diferentes personalidades internacionales, judíos y no judíos, ONGs de DDHH como Jewish voice for Peace, Icahd, entre otras, científicos, escritores, celebridades y nobels han sugerido un bloqueo a Israel para mermar de alguna manera su capacidad armamentista y con ello condicionar las operaciones sobre suelo ocupado. Con esto, no se pretende el desabastecimiento de Israel, lo que sería bastante utópico, como para quedar indefensa ante los continuos ataques de Hamás, sino reducir su capacidad bélica para desestimar o reducir sus ataques, no su defensa. Estados Unidos aporta a Israel 3 mil millones de dólares anualmente de ayuda financiera que, según la CRS, convierte a Israel en el principal receptor de ayuda extranjera de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, con una asistencia acumulada de 121 mil millones de dólares. Sólo para este 2014, el Congreso norteamericano aprobó 3.100 millones de dólares en Financiación Militar Extranjera destinado sólo para Israel, otros 504 millones para financiar el I+D militar y la producción de sistemas como la Cúpula de Acero con 235 millones, 150 millones para la Honda de David, un sistema de misiles desarrollado conjuntamente con los Estados Unidos, y los programas de mejora Arrow II y Arrow III con 44 y 75 millones de dólares. Se estima que Hamás recibe aproximadamente entre 200 y 400 millones de dólares de ayuda. Suponiendo que Hamás destine toda esa suma a su potencial armamentista, aun así, la desproporcionalidad entre el ocupante y el ocupado es groseramente evidente, y eso se refleja en cada enfrentamiento entre las partes.



"El apoyo militar y financiero a Israel es importante para que el estado judío pueda proseguir las políticas que lleva a cabo. Cualquier posible medida para la disminución de estas ayudas es bienvenida en la lucha por la paz y la justicia en el Oriente Medio" 
Ilan Pappé
Historiador israelí






Ahora, no es menos importante señalar que la Asamblea general de la ONU, así como el Consejo de Seguridad, tal y como lo reconociese en la Resolución 181, no tienen autoridad legal para dictar o ejecutar ningún Plan de Partición. Ni la resolución 181 que "recomienda" la partición, ni las que prosiguieron tienen carácter vinculante, es decir, legalmente no tienen valor ¿Será por eso que Israel se ha negado a acatar 32 resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU desde 1968? Dichas resoluciones se limitan, en algunos casos a señalar las normas del Derecho Internacional o la jurisprudencia de la Corte de Justicia que sí son vinculantes. Para adquirir valor legal, es decir, para que las resoluciones cuyo contenido son independientes a la jurisprudencia internacional como la Resolución 181, sean jurídicamente vinculantes, éstas deben ser aceptadas por las partes involucradas. Aun hay un debate sobre el carácter vinculante sobre las resoluciones que infieren el Capítulo VII, sin embargo esta disyuntiva aun no está resuelta. Volviendo al caso del Conflicto Israel Palestina, los árabes rechazaron la propuesta, ergo, la partición recomendada por la ONU jurídicamente no es vinculante, es decir, no obliga a las partes, jurídicamente hablando, a cumplirlas. Sin embargo, el derecho del retorno que sugiere la ONU y el estatus de Ocupante con todo lo que esto significa, sí están constituidos y definidos en el derecho internacional, formal y consuetudinario, ergo, estas sí son vinculantes. Para que quede claro, la Partición sugerida en 1947, que crea el Estado de Israel y el de Palestina, no es jurídicamente válida, ya que no contó con la aceptación de ambas partes.





De uno y otro lado se acusan de perpetrar sistemáticamente delitos y crímenes. Israel acusa a Hamás de usar civiles como Escudos Humanos por disparar y esconderse entre la población, sin embargo Israel utiliza a civiles palestinos, incluso niños, como Escudos Humanos literalmente y no figurativamente como es su acusación. Hamás acusa de bombardeos indiscriminados a Israel, sin embargo Hamás bombardea ciudades sin la mínima intención de diferenciar entre fuerzas militares y civiles inocentes, sin cobrar la cantidad de bajas que Israel logra por el sistema de defensa judío financiado por Estados Unidos. Lo cierto es que este es un conflicto donde más que los civiles no hay víctimas. Tanto del gobierno de Israel como de Hamás existe abundante evidencia reunida por las diferentes entidades de la ONU, así como de ONGs, que evidencian crímenes de ambas partes y ni la más mínima voluntad de minimizar las muertes de víctimas inocentes. El problema es que Hamás es un grupo terrorista, sin embargo Israel, "se supone", no lo es. Pero esa suposición queda vacía ante las evidencias. La pregunta lógica es "¿Este es un conflicto entre un estado terrorista y un grupo terrorista?". Más aun, ¿Podrán ambos dejar esos papeles a un lado para poder construir, juntos un ambiente no hostil y de respeto?





Israel, como lo recuerda el político palestino, Abdallah Hurani, cuenta con todo, con las armas, el dinero, las tierras, los refugiados y poderosos aliados desde el inicio de sus pretensiones. Israel insiste en afirmar que la razón por la que no llegan a concretar la paz es Hamás y su violencia, pero Hamás no es el problema, sino consecuencia de este. Hamás nació en 1987 pero el conflicto y la violencia existe desde 1948, incluso antes: La violencia es el síntoma, no la enfermedad.

Mientras Israel se aferre a una excusa y no al problema real, mientras Israel y su pueblo se aferren a una recomendación escrita en una resolución otorgándole un rango de ley que no le corresponde, mientras insistan en considerar a los palestinos como estorbos molestos, mientras Israel le dé la espalda a la historia, mientras se niegue a recordar de cómo en casi un siglo junto a Palestina han llegado a esto, mientras no se moleste en resolver las reales razones que los palestinos claman, la paz entre ambos pueblos no pasará de una quimera fugaz, será muy difícil puedan llegar a un arreglo sostenible, será muy difícil pretender una paz permanente. La tierra prometida, con esa realidad inmediata, parece estar condenada al horror de la guerra voluntariamente y por complicidad de ambos pueblos y el aval internacional, cómplice directo de lo que hoy sucede en Gaza y Tel Aviv. La comunidad internacional poco o nada hace en mérito de una solución definitiva a años de agresiones mutuas, sobretodo cuando parecen determinar que la violencia suscitada entre las partes es el problema a solucionar, cuando no es más que el síntoma de un problema que va más allá de un cese de fuego y que se remonta a casi un siglo de desacuerdos. 



"La violencia es el síntoma y no la causa del problema" 
Farid Kahatt
Analista y Catedrático de Ciencias Sociales PUCP
De ascendencia palestina



Israel lo tiene todo para llegar a la paz y no está dispuesta a dar más de lo que se hizo a base de las armas, es decir, no está dispuesto a ceder algo más de lo que no es suyo, y Palestina no está dispuesto a ceder lo que desde un inicio, y la razón de los enfrentamientos, le pareció una medida injusta. Si va a haber un comienzo para el diálogo, este no puede darse mientras un pueblo sea asfixiado por otro, mientras que una de las partes no tenga que dar y la otra se niegue a dar, mientras no discutan la raíz del problema. Se debe tener en cuenta que la violencia y los ataques a un grupo humano que se encuentra ilegalmente bajo su yugo no puede amparar ni justificar un bloqueo que literalmente, según Amnistía Internacional, asfixia, ni un desproporcional uso de la fuerza. Israel, o el pueblo judío, parecen haber olvidado los sufrimientos que padeciesen cuando víctima, para hacer ahora lo que les hicieron antes. Mientras no haya una revisión de una partición que no se sujete a un análisis real del territorio en su momento, dudo mucho este alto al fuego alcance la paz.

Existen sólo 2 caminos, me parece, para la paz permanente: El exterminio de los palestinos, cosa que viendo el mapa y la historia no parece estar muy lejos, o la real voluntad de análisis de lo que ambos pueblos deben o debieron ocupar, para resarcir el mal manejo de la que la ONU hizo gala y de la que ha derivado tantos años de terror y muerte para ambos pueblos que tienen más en común entre ellos que con el resto, y puedan por fin vivir, sino cordialmente, con una distancia prudencial y en paz.




Palestina en 1896, una joya fílmica filmada por los hermanos Lumière. Cuando Palestina se encontraba bajo el control del imperio otomano, cuando judíos y palestinos vivían en paz, cuando el 85% de la población era musulmana palestina, el 10%, cristiana y sólo el 5%, judía. Como dice la voz en off, "Una ciudad árabe como muchas otras”.







Ojalá un día próximo podamos ver a dos pueblos hermanos en un abrazo fraterno y dejar de lamentar tantas muertes de uno y otro lado. El mango del sartén está en las manos del pueblo elegido. Siempre lo estuvo.



"Todos los asuntos a negociar se encuentran en manos de Israel: la tierra, los refugiados, Jerusalén y la colonización. La parte palestina no puede ofrecer a los israelíes nada más que la paz" 
Abdallah Hurani
Político palestino



Amen




actualización
07/08/14

Como era de esperarse la tregua fue rota y ambas partes se echaron la culpa. A estas alturas, después de haberse enfrentado nuevamente, se ha logrado para el 05 de agosto pasado, otra tregua, esta vez de 72 horas, el cese de hostilidades más largo desde el inicio de la Operación Margen Protector. Mientras, la población de Gaza aprovecha el alto al fuego, como cuenta la activista de la ONG Asociación Unadikum, Valeria Cortés, para buscar alimentos y agua, así como para buscar a sus familiares muertos. Hasta el día de hoy la cifra de bajas ha aumentado proporcionalmente, tal y como era de esperarse: 1875 palestinos y 65 israelíes.




votar

0 Miradas :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Logo Designer Ir Arriba