Las palabras engrosadas y de color amarillo dentro de cada artículo son enlaces a fuentes, videos y/o a otras páginas.
Basta con hacer un click sobre ellas.

Espero disfruten su visita.





martes, 23 de octubre de 2012

Seeking a Friend for the End of the World





Una noticia radial termina por lapidar todo ápice de esperanza, Mathilda, un meteorito que enrumba a la tierra, no ha podido ser desviado en el último intento del hombre para no ser extinguido. Quedan veintiún días de vida antes de que colisione con la Tierra ¿Cómo reaccionar ante tan determinante anuncio? ¿Negación, amargura, aceptación, resignación? ¿A qué destinaríamos nuestros únicos veintiún días de vida? ¿Qué haríamos en tan corto tiempo? ¿Pasar más tiempo con la familia y amigos, reconciliarnos con los que alejamos sin querer, ser los mismos y hacer lo mismo que cuando no estábamos enterados, buscar que cumplir las cosas que nunca hicimos, darnos al abandono, entregarnos al hedonismo más puro y desenfrenado hasta el fin de los días, sin temor a consecuencias que nunca llegarán?






El cine ha esbozado hasta el hartazgo las formas en que podría terminar la vida en la tierra, nos han llenado de terremotos, sunamis, virus, ETs, profesías y meteoritos, todas aquellas amenazas provocadas por el hombre, la naturaleza o Dios de las que tememos podría arrasar con la raza humana -y de paso, al resto de seres vivos-, y en muchas de esas propuestas fílmicas, casi en todas, estas amenazas son neutralizadas a último momento, de la forma más dramática posible, dándonos un atisbo de esperanza. En todas ellas se enarbola acción, desesperación y valentía, sin embargo, la ópera prima de la directora y guionista Lorene Scafaria, nos trae un punto de vista diametralmente distinto al acostumbrado. No veremos, cataclismos, bombardeos, ni explosiones apocalípticas, no veremos a hombres comunes, frente a la adversidad, convertirse en valientes y sacrificados salvadores del planeta, no veremos un desfile de efectos especiales que hagan temblar la sala, sino más bien un ensayo sobre la condición humana, su profundidad y conflictos, reflejados en la muy particular forma en que dos personas disímiles, aprenden a vivir sus tres últimas semanas, en una historia que opera bajo sus propias reglas.






Seeking a Friend for the End of the World (Buscando un amigo para el fin del mundo), no se limita a narrar la experiencia de dos personas normales que en circunstancias extraordinarias, aflora su aplomo. Y es ésta precisamente su mayor fortaleza y su principal y a veces inadvertida falla. Desde el comienzo la directora nos niega esperanzas: Dodge, interpretado por un Steve Carell que muestra una vez más que un actor cómico puede hacer más que comedia, es abandonado por su mujer en el momento del anuncio apocalíptico. Solo y confundido, intenta mantener su vida de forma habitual, intenta amparar su equilibrio en su rutina, continúa yendo al trabajo y no muestra entusiasmo por "la libertad" que han adoptado sus amigos y otros. Dodge se cruza con Penny, interpretada por Keira Knightley, la vecina, y estos dos personajes de mundos y perfiles totalmente distintos, se juntan, dentro de un caos que ya parece advertirse, para buscar el amor de juventud de Dodge, compartiendo sus últimos días de vida juntos.






El ritmo de la narración decae en más de un momento, sobretodo por la marcada diferencia de tonos. Inicialmente predomina el humor negro y la ironía y luego el drama se apodera del filme, sin embargo la cinta goza de momentos de delicadeza y certeza narrativa y actoral. Una mezcla extraña de varios géneros, inclasificable, que en la mayoría de las veces funciona.






Buscando un amigo para el fin del mundo es un filme extraño, moderado y delicado, que no cae en el simplismo de la elucubración de hombres simples y comunes convertidos en sacrificados y valientes héroes, sino que bajo su propio riesgo explora a un hombre común comportándose como un hombre común que enfrenta lo inevitable. Pese a las pérdidas de ritmo y algunas licencias inverosímiles, Buscando un amigo para el fin del mundo no deja de ser una refrescante e inteligente propuesta, diferente a las acostumbradas, que bien vale la pena ir a ver.










votar



2 Miradas :

Elbert Valentin .....[Responde este comentario] dijo...

Orale, el fin de semana me enteré de esta película, lo primero que me interesó fue el nombre, pero pensé que tal vez no era tan buena...

Después de leer el post, creo que he reconsiderado mi punto de vista, espero poder verla este fin de semana :)

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Logo Designer Ir Arriba