Las palabras engrosadas y de color amarillo dentro de cada artículo son enlaces a fuentes, videos y/o a otras páginas.
Basta con hacer un click sobre ellas.

Espero disfruten su visita.





lunes, 27 de octubre de 2008

el varón domado

"El MG amarillo limón se inclina y da bandazos. La mujer -joven- que lo conduce lo frena sin demasiada prudencia, baja de él y descubre que la llanta delantera izquierda está en el suelo. No pierde un instante en tomar medidas para la reparación de la rueda: inmediatamente lanza miradas a los coches que pasan, como si esperara a alguien. No tarda en detenerse una furgoneta, al percibir su conductor esa señal de desamparo femenino recogida por todos los 4 códigos («débil mujer abandonada por la técnica masculina»). El conductor nota al instante lo que hay que hacer. «Enseguida estará», dice consoladoramente, y, como prueba de su resolución, pide a la accidentada que le dé el gato. No le pregunta siquiera si ella misma sería capaz de cambiar la rueda: ya sabe que no lo es (la mujer tendrá unos treinta años, va vestida a la moda y bien maquillada). Ella no encuentra gato alguno en su MG, razón por la cual el de la camioneta va a por el suyo; de paso se trae más herramientas, por si acaso. Le bastan cinco minutos para solventar el asunto y colocar la rueda pinchada en el lugar previsto en el MG. Tiene las manos manchadas de grasa. La mujer le ofrece un pañuelito bordado que él rechaza cortésmente. Siempre tiene a mano en la caja de herramientas un trapo y gasolina, precisamente para casos así. Ella da las gracias exuberantemente y pide perdón por su torpeza «típicamente femenina». Si él no hubiera pasado por allí -declara- se habría tenido que quedar probablemente hasta la noche. Él no contesta, sino que, una vez que ella se ha sentado de nuevo ante el volante, le cierra con delicadeza la puerta y aún le aconseja por la ventanilla, que ella ha bajado, que cambie pronto el neumático pinchado. Ella contesta que lo hará aquel mismo día en la estación de servicio a la que suele ir. Y arranca. El hombre ordena las herramientas en la caja y se vuelve hacia la camioneta, lamentando no poder lavarse las manos. Tampoco lleva tan limpios los zapatos, pues para cambiar la rueda ha tenido que chapotear en una zona de barro; y su trabajo -es representante- requiere calzado limpio. Tendrá que darse prisa si quiere alcanzar al cliente que sigue en su lista. Pone el motor en marcha. «Estas mujeres» -va pensando «no se sabe nunca cuál es la más tonta”; y se pregunta en serio qué habría hecho aquélla si él no hubiera pasado por allí. Acelera imprudentemente -muy contra su costumbre- con objeto de recuperar el retraso que lleva. Al cabo de un rato empieza a tararear algo en voz baja. Se siente feliz de alguna manera...


La mayoría de los hombres se habría portado de ese modo en la misma situación; y también la mayoría de las mujeres: sobre la sencilla base de que el hombre es un hombre y ella es algo enteramente distinto, a saber, una mujer, la mujer hace sin el menor escrúpulo que el varón trabaje para ella siempre que se presenta la ocasión."


Hace un tiempo, un pata mío, Paulo, entró a mi Blog para ojearlo y entre los artículos al que le dedicó algo de su tiempo para leer se hallaba uno de esos cuyo tema es la relación entre Hombre y Mujer, que siempre hay a quien le saque conejos del cerebro y a quienes, aun menos, se puedan identificar con la situación impresa, al que titulé Romance a la Adulta; Paulo, me mandó hace unos días un libro a raíz de lo que leyó en mi artículo, El Varón Domado, de Esther Vilar, escritora argentina de 73 años que residió gran parte de su vida en Alemania y que a razón de la publicación de este libro soportó amenazas de muerte por la controversia que se suscitó en el momento de su primera edición en 1971. En dicho libro, con mucho ingenio y discreto humor, la autora describe la relación Hombre - Mujer, con una acomodada lógica, coherente y cómica, en una suerte de idiota conformista y una puta manipuladora, en situaciones muy bien explicadas y que vemos a diario a nuestro alrededor, detallando como la mujer atrapa hombres mediante el sexo, usando estrategias de seducción para que con halagos y descendencia, controlar y administrar al hombre que lejos de darse cuenta, cae feliz e idiota en su manutención.

"El hombre fue entrenado y condicionado por la mujer, de manera no muy distinta a como Pavlov condicionó sus perros, para convertirlos en sus esclavos. Como compensación por su labor los hombres son premiados periódicamente con una vagina."

Aun no la acabo, voy recién por la mitad; pero para quienes lo lean, estando de acuerdo o no con los ingeniosos y caricaturescos planteamientos de la autora, de hecho van a entretenerse; por lo menos yo lo hago ...tal vez sea porque estoy domado, je!.












votar

24 Miradas :

Anónimo dijo...

¿qué pasó Marquitos? para serte sincera, todavía no leí este post. Has posteado tanto en estos dos o tres últimos días que no das tiempo ni para leer uno y ya te mandaste con otro, despacio hombre, despacio. Despacito se avanza mejor.

Ya te comento luego.

Vera

marco .....[Responde este comentario] dijo...

jajaja, mis disculpas Verita, es que ya me ha pasado que cuando tengo en mente un tema y quiero darme más tiempo, me olvido de lo que quería hablar, por lo que aprovechando mi ocio quise escribir; además soy como bus antiguo, por momentos reacelero y por momentos voy relento, ...jeje

Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

A ver si entiendo Marcos. La parte en comillas que posteaste, me imagino que corresponde a un fragmento de la novela El varón domado? Si es así, deseas que hagamos conjerturas acerca de lo que va a pasar a continuación?

Pues te diré, por de pronto, me parece que a la autora se le olvidó poner que el hombre en realidad no reparó la llanta pinchada, sino que la cambió por la de repuesto, que no conlleva ningún chiste, no es cierto que las mujeres no sepamos hacer esas cosas. AHora bien, con los seguros de autos, lo único que tenemos que hacer es llamarlos y ellos se encargan. Confiarse a un buen samaritano en estos tiempos, por favor, es muy peligroso.

Y sobre aquello de hacer conjeturas de lo que va a pasar, pienso que el destino le depara la sorpresa de descubrir que la próxima en su lista de negocios es la dama a quien acaba de auxiliar en la pista, ¡bingo! ah, y también se le escapó poner qué tipo de representante es el protagonista, o mejor dicho de qué.

Un tanto controversial lo que afirma la doña. Si así fuera, las mujeres nomás tendríamos que abrir las piernas para lograr lo que queremos, y créeme, no es así. En fin, seguiremos leyendo según tú vayas avanzando con el libro, a ver qué pasa después.

Vera

marco .....[Responde este comentario] dijo...

La idea de colocar el fragmento inicial del libro no era que se forme conjeturas sobre lo que prosigue, sólo una introducción del artículo con lo que comienza el libro, un "típico caso" en que se podía ver al asomarse por una ventana; recuerda que el libro se escribió el 71`, aparte de testimonios hay un sin fin de películas que apoya ese testimonio: yo ni siquiera había nacido!!; sin embargo, muchas de las situaciones presentadas a lo largo de lo que hasta ahora leo son muy típicas hoy en día y cualquiera se puede ver identificado. Lo controversial del libro, es la razonable lógica con que analiza las situaciones pero con conclusiones drásticamente opuestas a lo que cualquiera de nosotros, condecendientemente, nos criticaríamos, que de seguro a muchos, como pasó en aquella época, puede resultarles ridículas y ofensivas; sin embargo, lógicas!; con esto no quiero decir que estoy de acuerdo, pero es interesante como llega a conclusiones paralelas con la realidad y con lógica!!, una verdad interesante para leer.

Jeje, por cierto, tu defensa sólo fue para las mujeres; para nosotros los hombres, quienes protagonizamos el papel de idiotas en su libro, no hemos visto aun tu apoyo!, la unión hace la fuerza!!, jeje.

Si es que te animas a leerlo, te sugiero lo leas abiertamente, de seguro lo vas a disfrutar.

Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

Sí, definitivamente, los hombres llevan una parte no muy agradable en opinión de esta escritora. Como el burro detrás de la zanahoria, por decir lo menos ofensivo, lo cual no es así.

Es como decir que los hombres son como niños malcriados, no te portas bien, no comes postre, jajajaja y si te portas bien, good dogie, ven acá para pasarte la manito por la cabecita, jajaja cuando bien sabemos que los jugadorazos comen postre en casa ajena así lo tengan en la casa, disponible y a cualquier hora, aún cuando se hayan portado mal. Naaa, creo que ni en el 71 estaban válidos muchos de sus argumentos.

Me pasas el libro cuando lo termines, porque quien sabe cuándo podré conseguir el bendito libro. Gracias de antemano.

Vera

marco .....[Responde este comentario] dijo...

jajajaja, es que ahí es la disputa de 2 mujeres ejerciendo sus artilugios!!, jajajja. Te lo voy a pasar, pero no lo leas a la defensiva, así nunca se disfruta nada.

Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

A la defensiva lo voy a leer yo, porque si te fijas, al pata lo pone pensando que las mujeres son tontas porque dependen de los hombres hasta para cambiar las llantas de los autos. Se va sucio, no cobra por sus servicios, y encima se siente superior por haberse echado encima el trabajito. No le saca siquiera teléfono a la chica y encima se siente ganador. Sí deveras que se manda contra el gremio varonil la tía.

tu pata(rashca)

marco .....[Responde este comentario] dijo...

Es un libro muy interesante, me gusta hasta donde he llegado!; ninguno de los 2 géneros queda bien parado en él.

Un abrazo


Marco Palacios

Anónimo dijo...

Apunte usted, Sr. Escribano, apunte usted:

Que, considerando que la ciudadana argentina, Esther Vilar, ofende la dignidad de hombres y mujeres en su mamotreto titulado "El varon domado" dejándonos a los primeros como estúpidos a la espera de favores sexuales femeninos; y a las segundas como vampiras dispuestas a chupar la sangre de sus víctimas (nosotros), esta Magna Corte ha dispuesto lo siguiente:

1. Condenar a la reja a la mencionada autora hasta la edad de 80 años, edad en que considero ya no tendrá ánimo para seguir escribiendo cojudezas;

2. Condenar al ciudadano Marco Palacio a hacerle compañía a la mencionada autora por el tiempo que demore en publicar otro post, para ver si así se le quita la mala costumbre de alterar la mente de sus lectores trayéndoles este tipo de lecturas ofensivas y que discriminan en contra de algunos seres humanos que no se sienten atraídos hacia las mujeres.

¡Que se cumpla la sentencia! ¡A la reja!

El tremendo Juez

Anónimo dijo...

jajajaja oye Marco, no siempre me gusta ese juez, pero esta vez estoy de acuerdo, que encierren a esa tía de una vez y a su libro tambien, no voy a leer pero ni a la defensiva... la verdad que no leo mucho tampoco.

¡a la reja!

tu pata(rashca)

Anónimo dijo...

Humm... me parece que ese juez está vulnerando la sagrada libertad de expresión, tan en discusión ahora que la urraca está en cana y los petroaudios dizqué fueron grabados ilegalmente, pero me estoy saliendo del tema.

La doña argentina tiene todo el derecho de escribir lo que le dé la gana; si no le gusta al juez, que no lea el libro, pero no puede enjaularla por escribir algo con lo que él está en desacuerdo o no le gusta. Que metan a la reja al juez.

El anónimo polémico.

Anónimo dijo...

Pobrecita, ya tiene su edad la señora, juez, no la encierre pues. Además, según lo que dice el post, ese libro lo escribio en el 71. Ya como medio tarde para meterla presa por publicar algo que en su momento tambien le trajo problemas, no?

Revise esa sentencia, juez, esta muy excesiva, dejela en su casita, de repente ya ni se acuerda de lo que escribió en esa época.

Vera

marco .....[Responde este comentario] dijo...

jajajaja, chicos, creo deben primero leer el libro antes de condenarla, es más! antes de juzgarla!!!, esto parece la justicia del nipón!!; por otro lado estoy de acuerdo con el polémico, no debe haber restricción por ideología!!, ni juicio por expresarse!! además no la han leído!!, cocacho para todos!!, a la reja con todo y juez!!

Abrazos y Besos


Marco Palacios

Anónimo dijo...

¿Y yo por qué tendría que recibir cocachos si sólamente he salido en defensa de la libertad de expresión? Porque ojo, que dijiste cocachos para todos.

Cocachos y coscorrones, y encima jaladas de la flor del ayayayau para ti, que vienes de spoiler, a contarnos de un libro que aún no has terminado de leer.

¡Te encanta revolver el gallinero! ¿no? Después dicen que yo soy de lo peor... hum, los que no te conocen.

El anónimo polémico.

abelito dijo...

ke rayada esta tia, ke tal teoria!! talves en parte tenga razon, siempre nosotros atras de las chicas, para decirles piropos y cada cierto tiempo meterle un buen florito, jeee como para ponerlo en pasamejor.com, aki encuentras a los reyes del floro, jaa

Luisa Briceño dijo...

Jajajajaja, que buen post, me encanta y la verdad ya me intrigaste con el libro, antes de viajar lo voy a buscar y me lo compraré jeje. Lo unico que puedo decir es que el mundo está loco y cada vez más loco jeje.

Besos

Anónimo dijo...

Yo dejé un comentario protestando por los cocachos, que honestamente, pienso que no merezco porque yo solamente salí en defensa de los sagrados derechos fundamentales de las personales, en este caso, la libertad de expresión. No la veo por aquí, así es que doble protesta: por los cocachos y por la tijera.

Cocachos, coscorrones y más para el blogger.

El anónimo polémico.

marco .....[Responde este comentario] dijo...

jajajaja, anónimo, los coscorrones fue para todos aquellos que criticaron sin leer el libro, obviamente estas fuera de los condenados. No hay cocachos ni tijeras!!

Luisa, creo te va a gustar el libro.

Besos y Abrazos


Marco Palacios

fio .....[Responde este comentario] dijo...

jajajajajajaja esta un cague de risa el librito y siiiii yo veo todos los dias en la cat y en la calle esas cosas. las chiks son mas puutas!!!!! y los otros no son mas webnes porque tienen que amarrarse las tabassssss!!! pero ahi si hijito, no todas somos asiiiii!!!! yo tengo mis manos y mi cerebro para trabajar y si quieres te mantengooooo!!!! jajajajaja que dices???
muchos besitos jajajajaja

fio

Anónimo dijo...

jajajaja Fio, ¿no quieres mantenerme a mi? estoy mejor que Marco, deveras, y le gano cocinando, te juro que sí

El anónimo polémico.

Anónimo dijo...

pues como sabrás, Marco, yo si leí el libro, ya que yo te lo recomendé jaja. para los que creen que la mencionada Esther Vilar dicta en su libro que -por lo que mi pata marco ha colgado- todas las mujeres son un tipo de "prostitutas", por así llamarlo, se equivocan. no quiero contarles de que trata el libro porque estaría "pecando", pero si les aseguro que, como dijo la señorita FIO, en este libro describe a, según mi parecer, casi el total de las mujeres, y por ende también describe a las mujeres que se sienten "independientes", así que seria mejor leer el libro para poder condenar mejor a la autora argentina.

fio .....[Responde este comentario] dijo...

anónimo, sí que me prendiste la chispita!!!!!!!!!!, voy a buscar el libro.paulo no? ok, espero no arrepentirme. y tu marco. como que la invitacion al cine se esta haciendo larga no?

Anónimo dijo...

Broter todas las mujeres son iguales x eso ay q tratarlas con palo pz aaaaaaaaaajjajajajajajajajajajajajajajajajajaj
asi no ma aprnden pz

Anónimo dijo...

y este, de donde salio? cuidado que los que asi hablan, terminan buenos para el castigo, comiendo de la mano de las mujeres que les dan su "premio" despues que se han portado como buenos dogies, y eso, si es que estamos de ganas, jajajajaja

Vera

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Logo Designer Ir Arriba